Después de 16 años de ignorar lo que ella y su marido Néstor llamaban con desprecio "el pejotismo", es decir la vieja estructura partidaria del peronismo, Cristina reapareció este martes en una cumbre en la sede central del Partido Justicialista en Buenos Aires.

Lo hizo alarmada por el triunfo contundente de Juan Schiaretti, quien fue reelecto gobernador de Córdoba, con lo cual se reforzó de manera notable el peronismo antikirchnerista.

Entre el domingo 12 de mayo y la explosiva reaparición de este martes en el comité antes despreciado, había llamado la atención que todos los dirigentes importantes del peronismo habían llamado a Juan Schiaretti para saludarlo por su reelección en Córdoba con el 54% de los votos. Todos menos una: Cristina Kirchner.

La relación entre el peronismo cordobés y el kirchnerismo nunca fue exitosa. Pero de allí a ignorar la realidad y negarse a dar muestras de civilización política, como le correspondía a ella, hay un largo trecho. Pero ella es ella y su naturaleza. Y no hay tutía.

Vuelta al Rancho

Y como "miedo mata orgullo", la ex mandataria volvió al PJ pese a que ella tiene un partido aparte, Unidad Ciudadana, así como antes ella y Néstor inventaron lo del Frente para la Victoria para no hablar de peronismo.

En las últimas semanas Schiaretti había tenido gestos hacia la ex mandataria. No de apichonamiento, claro. Pero sí, por ejemplo, de advertir  que en el acuerdo nacional que lanzó Macri no podía faltar la consulta a la ex presidenta por más que ella no fuera del peronismo federal.

Un dato no menor es que también ignoraron el mazazo cordobés los de La Cámpora  y todos los canales de difusión de Unidad Ciudadana, el partido no pejotista de Cristina.

Duros de domar

Los cordobeses no son fáciles de domar. Se saben una provincia importante y determinante y hacen un ejercicio inteligente de esos valores provinciales.

Además sus gobernantes han tenido la habilidad de la moderaciòn política, por un lado, y del orden administrativo de sus finanzas, por el otro.

Córdoba ha dejado hitos en la historia argentina: allí se desarrolló la reforma universitaria de 1918; allí se hizo fuerte la insurrecciòn contra Perón en 1955; y fue en esa provincia donde se dieron algunos de los alzamientos claves (el Cordobazo, el Viborazo) contra la dictadura militar de Onganía.

La Patria y la Feria

Lo concreto es que cualquier argentino ha podido volver a comprobar que la Cristina componedora que quiso mostrarse en el acto de presentación de  Sinceramente en la Feria del Libro, fue una nueva puesta en escena.

Esta actitud llama también la atención porque en la usina intelectual de Cristina, el Instituto Patria, venían sosteniendo que si el candidato del peronismo razonable (Lavagna, Massa, Urtubey, Schiaretti o el que fuere) logra más de 15 puntos, eso terminará beneficiando a la viuda de Kirchner  porque los anti k captarían votos de desencantados de Macri.

Como te digo una cosa...

Necesitada como está de no perder ni un voto, y ante la leve caída que viene teniendo en las encuestas a partir de que instaló lo de su libro de memorias y desde que sus intelectuales vienen desgranando disparates, como el de hacer desaparecer el Poder Judicial, este martes 14 de mayo se colocó su mejor cara de buena y apareció en el comité central del PJ junto a una vistosa corte de los milagros.

Entre los asistentes se destacaba, por ejemplo, gente tan prestigiosa como Hugo Moyano, quien para justificar su presencia junto a Cristina dijo:"Los peronistas somos así, un día decimos una cosa, otro día decimos otra. Lo bueno es que cuando el pueblo nos necesita estamos todos juntos".

Te puede interesar...