Diario Uno > Política > Lagomarsino

Caso Nisman: Lagomarsino no usará más tobillera electrónica

Diego Lagomarsino deberá mantener el cumplimiento de otras disposiciones judiciales como la prohibición de alejarse de su domicilio por 24 horas sin aviso

El juez federal Julián Ercolini hizo lugar este martes a un pedido de la defensa de Diego Lagomarsino , por lo que el técnico informático ya no deberá utilizar la tobillera electrónica que llevaba desde noviembre de 2017 por la muerte de Alberto Nisman. Al hacer lugar al reclamo de la defensa, el magistrado tomó en consideración que durante estos tres años procesado por la muerte del fiscal cumplió con todas las disposiciones de la Justicia sobre el uso de la tobillera, que le impedía alejarse más de 100 kilómetros de su domicilio.

"No sólo se mantuvo a derecho sino que también permaneció dentro de los límites indicados y, además, cooperó con la correcta utilización de tal aparato y con el personal de la Dirección de Asistencia de Personas Bajo Vigilancia Electrónica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación para asegurar el regular funcionamiento", argumentó Ercolini.

Te puede interesar...

Ercolini, quien está a cargo del caso Nisman, consideró además que no hubo oposición al pedido de la defensa por parte del fiscal Eduardo Taiano, a cargo de la investigación ni del abogado Pablo Lanusse, patrocinante de la madre de Nisman en la causa, aunque ambos se pronunciaron por reemplazar la tobillera por otra, de menor impacto para la vida cotidiana del procesado.

Ahora, tras dejar de usar la tobillera, Lagomarsino deberá por el caso Nisman mantener el cumplimiento de otras disposiciones judiciales como la prohibición de alejarse de su domicilio por más de 24 horas sin aviso, presentarse cada 15 días en Tribunales y la prohibición de salida del país.

El juez indicó en su resolución que “las medidas de sujeción en ciernes junto con la custodia personal aparecen como suficientes a fin de asegurar la finalidad de sometimiento al proceso procurada”, en un marco "más adecuado al contexto personal, familiar, laboral y psico-físico actual del imputado y, por otro lado, menos lesivo a su respecto, ello, de acuerdo a las explicaciones de afectación a sus derechos por él brindadas”.

El fiscal Nisman fue encontrado muerto de un disparo en la cabeza el 18 de enero de 2015 en el baño de su departamento situado en Puerto Madero.

Poco después entró en escena el informático Lagomarsino, quien dijo haberle entregado al fiscal la pistola de la cual salió el disparo que le causó la muerte al investigador especial del atentado contra la AMIA.