Diario Uno > Política > Moderna

Alberto Fernández salió a buscar la vacuna de Moderna

El presidente Alberto Fernández mantuvo charlas por la vacuna de Moderna pero esta solamente podría llegar en el segundo semestre a Argentina

El presidente Alberto Fernández dialogó con las autoridades de la farmacéutica Moderna par ver las posibilidades de que la vacuna de ese laboratorio llegue a Argentina y la respuesta que obtuvo es que recién podría ser en el segundo semestre.

Argentina, que ya ha recibido 600.000 dosis de la vacuna rusa y que espera contar con 20 millones antes de fines de febrero, busca sumar más vacunas. Si bien, hay un acuerdo con AstraZeneca por la vacuna de Oxford, aún no hay una fecha concreta de su llegada a Argentina y por ello, se comenzó a abrir el abanico por Moderna.

Te puede interesar...

La charla fue el jueves 14. Fue directamente con Noubar Afeyan, titular de la empresa farmacéutica Moderna. La respuesta fue la que se suponía: imposible su llegada en el primer semestre de 2021.

La idea de ir a buscar a Moderna es porque esta vacuna ha demostrado ser efectiva en personas mayores de 60 años, justamente un punto en el que la vacuna rusa todavía no ha sido aprobado en su país.

Fueron 30 minutos de charla y según la Casa Rosada, hubo un acercamiento entre las partes pero no será suficiente para acelerar su llegada.

Vacuna rusa

La duda que atraviesa en la Casa Rosada es si Rusia logrará tener la cantidad de vacunas prometidas entre febrero y marzo.

Actualmente ya se enviaron 600.000 vacunas de la dosis una y dos pero se espera que entre febrero y marzo arriben alrededor de 30 millones más de ambas dosis.

El problema es que no están todas fabricadas y es una incertidumbre si se llegará al número prometido.

Esto se agrave si se tiene en cuenta que no hay un plan B con otra vacuna que pueda reemplazar a la rusa y eso puede derivar en un nuevo problema político, si el Gobierno nacional decide que su nuevo sea establecer nuevas restricciones.

Ya le ocurrió cuando intentó establecer un toque de queda nocturno. Ante la rebelión de algunos gobernadores, la Casa Rosada debió ceder y dejar en manos de estos la posibilidad de establecer límites horarios de circulación.