Un hombre de 69 años se atrincheró en su casa de Palmira, en San Martín, en medio de una crisis que explotó luego de una pelea con una de sus hijas. Con un revólver calibre 32 salió al patio, disparó al aire y dijo a los gritos que quería estar solo para quitarse la vida. La Policía trabajó en el lugar junto con personal y negociadores del Grupo de Resolución de Incidentes y Secuestros (GRIS) y Grupo Especial de Seguridad (GES), quienes luego de dos horas lograron que el hombre desistiera de su accionar y entregó el arma.

El problema comenzó pasadas las 22 del domingo, en una casa de calle Di Paola al 100, en Palmira, San Martín, donde un hombre de 69 años tuvo una pelea familiar, especialmente con una de sus hijas, y enceguecido tomó un arma de fuego, salió al patio, disparó al aire y les dijo a todos que iba a quitarse la vida.

Te puede interesar...

atrincherado palmira 3.jpg

Sus familiares llamaron al 911 por esta situación, e inmediatamente se montó un operativo en la zona, junto con los grupos especiales GRIS y GES. Un negociador, resguardado por un escudero que lo protegía, accedió al patio interno de la casa y habló con el hombre.

Este le contó sobre los problemas que tenía últimamente con su hija. Además, dijo que es peluquero y que el año pasado con las restricciones por la pandemia de coronavirus le fue muy mal, pudo trabajar muy poco y su economía se vio profundamente afectada. La noticia de las nuevas restricciones y el temor a no poder trabajar de nuevo, lo tenía muy preocupado.

Como si esto fuera poco, la semana pasada fue asaltado en Capital por un delincuente que lo amenazó a punta de pistola y le robó su Fiat Duna, con el cual tenía un apego muy particular.

Todo esto hizo que el hombre se cansara de su situación y tomara la peor desición. En medio de la negociación, había momentos en los que el hombre dejaba el revólver calibre 32 a un lado, pero luego lo volvía a agarrar, apuntaba a los policías, se apuntaba a su cabeza. También llamó por teléfono a sus hijos y les dijo que tenía la intención de matarse, como también lo gritó a viva voz para ser escuchado por todos.

atrincherado palmira 2.jpg

A las 0.50 de este lunes, el negociador logró que el hombre recapacitara en todo lo que pasaba, por lo que desistió de su actitud y voluntariamente entregó el arma de fuego que tenía en su poder.

Afuera había una ambulancia, en la cual fue asistido. El hombre estaba en buen estado de salud y tranquilo, pero de todas formas decidieron que fuera trasladado al Hospital El Sauce para una correcta atención psiquiátrica y psicológica luego de lo sucedido.