Policiales Jueves, 15 de noviembre de 2018

Un hombre confesó haber matado al Costriti al defenderse de un asalto

El sospechoso, de 60 años, recuperó su libertad porque los investigadores entienden que se trató de un caso de legítima defensa.

En menos de 24 horas los investigadores parecen haber esclarecido la muerte de Nicolás Agustín Bogado (19), quien fue baleado en la madrugada del miércoles en Las Heras. Un hombre se entregó ante la Justicia admitiendo haber sido el autor del hecho pero dijo que trató de defenderse de un robo. Recuperó su libertad.

Con varias declaraciones testimoniales, los pesquisas lograron identificar en horas de la tarde al presunto autor material del hecho, un hombre de 60 años -se reserva su identidad por motivos de seguridad- que reside en las inmediaciones del lugar donde fue encontrado el cuerpo de Costriti Bogado.

Su hijo, de 19 años, declaró ante las autoridades y narró lo ocurrido. Palabras más palabras menos, detalló que esa noche estaba en su casa cuando cerca de las 2 escuchó a los perros que ladraban y ruidos de chapa. Allí observó a dos sujetos que habían ingresado a la propiedad, pero que huyeron rápidamente.

La acción similar se repitió aproximadamente a las 5 y el joven decidió despertar a sus familiares. Su padre comenzó a realizar ruidos para asustar a los delincuentes, tomó un arma de fuego y efectuó un disparo intimidatorio al aire. Siguiendo el relato, dos de los ladrones huyeron pero uno se quedó en la medianera. "Sacó un arma y nos apuntó. Mi papá volvió a disparar y el ladrón saltó a la calle. Después escuchamos gritos e insultos", manifestó.

En la misma sintonía declaró el hombre de 60 años tras ser imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego. "Tengo un arma porque antes solía salir a cazar y ahora estoy cansado de que me entren a robar", dijo. "No atine a otra cosas que levantar mi arma y disparar para defenderme a mí y a mi familia. Nunca tuve intención de dañar a nadie", agregó tras relatar los hechos de una forma parecida a la declaración de su hijo.

Un dato no menor que marcaron ambos testigos es que el hombre es diabético tiene problemas de vista, pero no estaba usando sus lentes al momento de efectuar el disparo.

Incluso autorizó a las autoridades para que realicen una inspección ocular en su domicilio, donde se secuestraron un rifle carabina calibre 22, varias municiones de distinto calibre y prendas de ropa, entre ellas, un buzo con manchas aparentemente de sangre.

Con las declaraciones testimoniales más otras pruebas -por ejemplo, la medianera donde estaba trepado el occiso estaba desmoronada- la fiscal de Homicidios Claudia Ríos consideró que se trata de un caso de legítima defensa y ordenó el recupero de libertad del autor del disparo.

Otras testimoniales

Los últimos minutos de Costriti Bogado antes de que sea baleado fueron reconstruidos gracias a personas de su entorno. Una pareja que reside en el barrio Santa Teresita declaró que en la madrugada se encontraban en su domicilio comiendo empanadas y tomando cervezas. En un momento, un joven de 21 años identificado como Moco lo vino a buscar para ir a comprar y a los pocos minutos volvió para avisarles que habían baleado a Bogado.

Este chico aseguró que se dirigieron a un kiosco a comprar cigarrillos y cuando regresaban Bogado le fijo "vamos a hacer un rancho ahí, está regalado para meterse", en referencia a la casa del hombre de 60 años que fue imputado. Según su versión, el Moco no quiso participar de la acción delictiva y se fue caminando, pero a los pocos minutos escuchó dos disparos.

Con todas las declaraciones, los investigadores del caso sostienen que Bogado, quien tenía cuatro antecedentes por delitos de robos y hurtos, quiso robar en la casa del hombre que finalmente terminó efectuando el disparo letal. El chico estuvo internado desde la madrugada del miércoles hasta que se decretó su muerte en la jornada de este jueves.

Más noticias