Policiales Viernes, 2 de marzo de 2018

Tres años por dejar a su hija de 13 años sola: a la menor la violaron y murió

Una mujer recibió una pena en suspenso -seguirá libre- por abandono de personas. El hecho ocurrió en Tunuyán y la víctima fatal tenía 13 años.

Condenada pero libre. Eso es lo que resolvió la Justicia sobre una mujer acusada de dejar abandonada a su hija de 13 años durante un fin de semana. En ese lapso de tiempo, la menor fue abusada sexualmente y perdió la vida.

La trágica historia tiene su punto de partida el 5 de febrero de 2016, cuando Natasha Prieto fue encontrada sin vida en su casa de Colonia Las Rosas, en Tunuyán. Su padre fue quien concretó el aberrante hallazgo y de inmediato notificó a las autoridades.

La investigación avanzó rápidamente. Muerte por broncoaspiración fue el motivo del fallecimiento. Los peritos explicaron que la adolescente había bebido una importante cantidad de alcohol y se había ahogado con su propio vómito. Pero los peritos del Cuerpo Médico Forense (CMF) también detectaron que la joven había sido abusada sexualmente.

Las autoridades comenzaron a trabajar este delito y lograron detener en pocas horas a Mauro Alexis Escudero, un joven de 22 años que se encontraba trabajando en las inmediaciones del domicilio.

No sólo lo complicaron las evidencias científicas a lo largo de la investigación, sino que también se reveló que cuando tenía 17 años había vejado a su prima Verónica Escudero, de 11 años, y luego la asesinó. Como era menor de edad, el joven quedó libre a los pocos mese de ese hecho.

El año pasado se realizó un juicio en la Cuarta Cámara del Crimen donde Escudero fue condenado a siete años de prisión por abuso sexual con acceso carnal. Con respecto a la muerte de Prieto, se determinó que no había tenido relación alguna con el vejamen.

Pero el expediente no se cerró allí. La madre de la joven, Teresa Franco, también fue formalizada. La Justicia entendió que cometió el delito de abandono de personas agravado por el vínculo, ya que se fue de su casa el viernes en dirección al Gran Mendoza y cuando regresó, el domingo, ya había pasado lo peor.

La mujer llegó a juicio el miércoles pasado, en la misma sala de debates donde había sido condenado el violador. Su defensa pactó con la fiscal de Cámara Daniela Chaler la realización de un juicio abreviado y así fue.

La mujer admitió su autoría, no fue necesaria la realización del debate y se estableció una pena de 3 años en suspenso, es decir, quedó libre. La calificación contempla desde 2 años y medio hasta 8 de prisión.