"Está muy confuso". Los investigadores así describen la pesquisa por el caso de Melody Barrera (27), la travesti asesinada en la madrugada del sábado en plena vía pública en Guaymallén.

El ensañamiento con que la joven trans fue asesinada es evidente. Seis disparos que impactaron en su tórax y su brazo le quitaron la vida prácticamente en forma inmediata. Pero también llamó la atención que cuando hallaron el cadáver detectaron que le faltaban algunas pertenencias. Entre ellas, una cartera y un teléfono celular.

Te puede interesar...

Sin embargo, fuentes ligadas a la causa aseguraron que está casi descartada la hipótesis de un homicidio en ocasión de robo. La reconstrucción que se maneja por estas horas es que Melody Barrera fue acribillada por otro motivo y que alguna de las personas que se acercó a auxiliarla fue quien aprovechó y le sustrajo esos elementos. Lo que legalmente se define como hurto calamitoso.

Lo cierto es que la fiscal de Homicidios Andrea Lazo intenta esclarecer quién fue el autor de crimen en Guaymallén. Para esto son vitales las cámaras de seguridad, tanto públicas como privadas, que registraron los movimientos ocurridos en la madrugada de sábado pasado en las inmediaciones de la lateral de Costanera y Correa Saá.

Fuentes ligadas al caso confirmaron que quedo registrado el auto -un Volkswagen Bora- desde el cual el agresor se bajó y efectuó la media docena de disparos que impactaron contra la humanidad de Melody Barrera. Esta pista será clave para avanzar con su identificación.

La principal sospecha es que era un hombre que solía utilizar los servicios sexuales de la víctima fatal y que esa relación habría generado una discusión que terminó con el brutal crimen en Guaymallén.