Policiales Jueves, 24 de mayo de 2018

Testigos con "mucha presión" en el juicio a Luciano Cabral

El padre de Joan Villegas, asesinado en General Alvear, crimen por el que entre otros está siendo enjuiciado el futbolista, dice que no todos quieren hablar.

Ángel Villegas, padre de Joan, asesinado el 1 de enero de 2017 en General Alvear, crimen por el que entre otros está siendo enjuiciado el futbolista Luciano Cabral, aseguró que "algunos testigos no van a hablar, hay mucha presión".

El padre del joven ultimado en medio de una pelea en la que participaron varias personas luego de Año Nuevo, también dijo que para él los acusados "van a terminar todos presos". En diálogo con Canal 6 el hombre informó que la abogada Claudia Fajardo renunció a su representación. Ahora lo patrocina Ignacio Fajardo.

Respecto al audio que circuló la semana pasada y sobre el que su ex mujer dijo que le habían ofrecido $1.000.000 para acordar un juicio abreviado, opinó que "es gente que supongo que llama para tratar de intimidar, estas llamadas no tienen ni pies ni cabeza, no dicen nada que pueda ayudar. Yo la verdad que no la estoy pasando bien, sólo quiero que los que cometieron el crimen vayan presos".

En medio de la ausencia de algunos testigos, Villegas expresó que "algunos no van a hablar, hay mucha presión. Para mi van a terminar todos presos, más allá de que algunos vieron y otros no vieron. La declaración de Coronel (testigo) es la más importante".

El debate se realiza en San Rafael y podría concluir a fin de mes y seguramente, cualquiera sea la decisión, no estará exento de polémica.

Joan Villegas murió el primer día de 2017 y desde un primer momento la presunta participación en la pelea del jugador Luciano Cabral potenció el alcance público del caso.

En febrero de se confirmó la prisión preventiva para el ex jugador de Argentinos Juniors y el resto de los imputados-están acusados su padre, un primo y otro joven- y se dictó el procesamiento por el delito de homicidio agravado por la participación de menores. En el hecho participaron dos menores.

Los investigadores sostienen que hay testimonios, evidencia física y grabaciones telefónicas que comprometen a los sospechosos.

El homicidio se perpetró en el barrio Los Inmigrantes de Alvear. La víctima fue ultimada a golpes y la herida fatal habría sido una pesada piedra que se arrojó en su cabeza.

Más noticias