Policiales Lunes, 26 de diciembre de 2016

Se fugaron de la sede policial los ladrones que volcaron en el Acceso Sur

Cayeron el viernes cuando los perseguía la policía. Este domingo, los tres escaparon de la Comisaría Décima tras hacer dos boquetes. Cuatro uniformados están sumariados.

Los tres delincuentes que protagonizaron una cinematográfica fuga el viernes pasado en un automóvil robado tras ejecutar una entradera en Maipú, y fueron atrapados luego de volcar aparatosamente en el Acceso Sur y Lamadrid cuando tenían a los patrulleros encima, se fugaron este domingo de la Comisaría Décima justo a la hora del brindis navideño, tras hacer dos boquetes, uno en el techo del baño de los calabozos y otro en la pared medianera del complejo.

Los maleantes, que habían sido alojados en los calabozos de la Décima de Maipú a la espera de que la fiscalía dispusiera su traslado, ejecutaron otra fuga de película.

A la 00 de este domingo, cuando todos levantaban sus copas, los tres maleantes no habrían dudado en levantar las suyas, ya que ganaban la calle escapándose de modo increíble de la principal sede policial de Maipú.

La fuga ya ha pasado factura a la fuerza. Los cuatro uniformados que estaban a cargo de la guardia fueron sumariados por la jefatura policial y además la fiscalía les abrió una causa.

Claudio Flores (31), Nahuel Tegero (20) y Elías Lucero (24) llevaron a cabo una faena de una media hora para escapar de la comisaría.

Por lo menos tuvieron que romper unos candados, hacer un agujero en el cielo raso del baño de los calabozos y otro pequeño boquete en el entretecho que los llevó hasta un colegio vecino que está vacío en esta época del año.

La pregunta que todos se hacen es si contaron con el guiño de uno o de todos los oficiales que estaban de guardia o si, por el contrario, verdaderamente salieron sin que nadie nunca lo advirtiera.

Cuesta creer la última posibilidad, y por eso la fiscalía no dudó en abrir causa judicial contra los policías.

La única ventaja a favor de los uniformados es que el complejo de calabozos está retirado, a unos 30 metros de donde ellos llevan a cabo la atención al público. La distancia habría jugado a favor para que no notaran el ruido a la hora de hacer los boquetes.

Aun así quedan muchas dudas, que dejan muy mal parada a la tropa apostada en la medianoche navideñas en la Décima de Maipú.

Los tres hombres habían sido noticia el viernes pasado en todos los medio gracias a que su fuga y apresamiento fueron grabados por las cámaras de seguridad pública.

Perseguidos por dos motos policiales por el Acceso Sur, por donde escapaban a toda velocidad con un Renault Crío robado a una mujer en Maipú, los maleantes perdieron el control del auto a la altura del ingreso a calle Lamadrid en Dorrego.

Sin control, y con la ayuda milagrosa de la mera fortuna, despistaron desde el carril izquierdo hacia la banquina derecha, rozaron la parte trasera de una camioneta de importante tamaño y pasaron delante de otro vehículo que por poco no los embistió, yendo a parar al costado, donde al dar con el talud de tierra el auto hizo un par de vuelcos.

Las imágenes muestran a los policías que los perseguían frenando y desmontando ágilmente de sus motos para,a punta de pistola, rodear el automóvil.

La audacia al borde del peligro que habían mostrado en el escape por el Acceso Sur no había sido casualidad.

Tercos y despreocupados de la ley, los calabozos de la Comisaría Décima, la principal de Maipú, donde además funcionan las oficinas fiscales, no fueron impedimento para que intentaran escapar de nuevo. Esta vez lo consiguieron.

Más noticias