Diario Uno Policiales

Según las pericias, Molina no frenó su rodado y hay testigos que indican que estaba tan borracho que ni siquiera se dio cuenta del accidente.

Se agrava la situación del conductor ebrio que mató a la joven embarazada

Por UNO

Diego Federico Molina está en la Penitenciaría Provincial esperando que la jueza de garantías María Cristina Pietrasanta analice si la acusación que pesa sobre él de homicidio simple se encuadra con el hecho que se le imputa al haber atropellado y matado una joven embarazada, o si debe ser modificada a la de homicidio culposo.

A las 6.10 del pasado 26 de setiembre en una calle de Colonia Molina, Junín, en estado de ebriedad el acusado atropelló con su auto a Marianela Olmedo (21), quien estaba embaraza de 5 meses. La mujer murió en el acto y el conductor se fugó.

Seguir leyendo

Según las pericias, Molina no frenó su rodado y hay testigos que indican que estaba tan borracho que ni siquiera se dio cuenta del accidente.

La fiscal Mónica Fernández Poblet acusó a Molina por homicidio simple y ordenó su traslado a la cárcel. Ahora la causa está en el Segundo Juzgado de Garantías, donde su titular deberá decidir si la calificación es correcta y si corresponde que Molina esté detenido.

Los abogados Francisco Biondolillo y Gabriel Allana fueron designados por la familia de la víctima como sus representantes legales y se constituyeron en querellantes. En tanto Diego Molina eligió a Mario Willy Battocchia como defensor.

Si la calificación de homicidio simple prospera será el primer caso en la zona Este de un accidente de tránsito que la recibirá.