Policiales Jueves, 28 de diciembre de 2017

Rugbiers acusados de abuso sexual: admitieron la última prueba de la causa

Los peritos psicológicos serán citados a declarar. El fiscal no estaba de acuerdo, pero una Cámara del Crimen le dio la derecha al abogado querellante.

Ganó una de las últimas pulseadas judiciales la joven que denunció a un grupo de rugbiers por un presunto abuso sexual en una fiesta privada que se realizó en Chacras de Coria hace un año. La Justicia obligó al fiscal de la causa a realizar una última medida probatoria antes de cerrar el expediente.

Al contrario de la mayoría de los casos, en esta investigación la parte querellante se encuentra enfrentada con la Fiscalía. El magistrado Hernán Ríos pidió hace varios meses el sobreseimiento de los cinco imputados, pero fue rechazado por la Justicia ya que los abogados de la víctima solicitaron más pruebas.

Esas medidas eran nuevas declaraciones testimoniales de la joven, de sus amigas que estuvieron en el lugar y una ampliación del peritaje psicológico. Ríos negó esto pero terminó haciéndolo tras una decisión de la Justicia de Garantías.

En las últimas semanas, el representante de la denunciante, Lucas Lecour, había pedido citar a declarar a los psicólogos para especificar algunos detalles del informe. Una vez más, el fiscal no estuvo de acuerdo.

La querella apeló y en ese caso el juez de Garantías David Mangiafico le dio la derecha al magistrado. Sin embargo, el abogado insistió en la última instancia y la Octava Cámara del Crimen revirtió la decisión. Tras una audiencia que tuvo lugar en la mañana de este jueves, el juez Alejandro Miguel ordenó que se realice la medida.

Fuentes judiciales comentaron que será la última evidencia que se realizará, aunque demorará algunos meses ya que el expediente no está habilitado para seguir trabajando durante la feria judicial de enero.

Luego, lo más probable es que el fiscal Ríos insista con el sobreseimiento de los acusados, lo que traerá una última discusión en la Justicia de Garantías y tal vez ante la Cámara del Crimen.

Hace un año

El 23 de diciembre de 2015 una jugadora de rugby se acercó a la Oficina Fiscal 15 para denunciar que había sido abusada sexualmente. En su relato, la joven manifestó que horas antes acudió a una fiesta en una casa de un barrio privado en Chacras de Coria, donde el plantel de la Unión Rugby de Cuyo (URC) festejaba el campeonato nacional conseguido. La propiedad pertenece al mánager del equipo.

Entre ese rejunte de jugadores de distintos clubes de Mendoza, cuatro de ellos fueron imputados a mediados de enero tras el avance investigativo. También fue formalizado en el expediente el mánager, aunque con una calificación más leve. Otros dos jugadores también fueron imputados a fines de ese, aunque luego fueron sobreseídos.

Algunos de los acusados declararon y admitieron haber tenido relaciones con la joven, aunque según ellos fueron consentidas. De hecho se halló rastros de semen en las prendas de vestir de la muchacha que pertenecía a dos imputados.

Más noticias