Crimen

Quisieron darle un susto a la ex pareja de una compañera y lo mataron

Cuatro hombres fueron detenidos. Quisieron darle una lección a una persona violenta pero los sicarios contratados cometieron un error que le costó la vida

Por UNO

Un hombre fue asesinado por sicarios contratados por los compañeros de trabajo de su ex pareja, luego de que la mujer confesara ante ellos que estaba cansada de sufrir violencia de género por parte del fallecido, en un hecho ocurrido en la localidad bonaerense de La Tablada.

Fuentes policiales informaron que todo se inició cuando la mujer, identificada como Graciela Alejandra Iaccarino, de 46 años, confesara entre lágrimas ante los cuatro socios y dueños de la cooperativa en la que trabaja que estaba cansada de ser agredida por su ex pareja Miguel Emilio Michelle, de 39.

Los dueños del lugar, dedicados a la fabricación de mates y bombillas, le dijeron que se quedara tranquila que iban a mandar a alguien para "asustarlo".

Los aprehendidos G.D., de 37 años, H.D., de 40, M.M., de 38, y S.F.S., de 40, habrían llevado a cabo su objetivo, tras la idea que se le había ocurrido al primero de ellos para ayudar a la mujer para que su ex pareja no la agrediera más, según cuentan los investigadores.

El pasado viernes, personal de la comisaría de La Tablada y del comando de Patrullas Norte arribaron a la calle Ayacucho al 500 de La Tablada, en el partido bonaerense de La Matanza, donde había un hombre herido por arma de fuego.

Justamente se trataba de Michelle, quien fue trasladado por vecinos al hospital Alberto Balestrini, tras haber recibido cinco balazos, dos de ellos en el brazo y tres en la pierna, pero uno impactó en la arteria femoral, por lo que fue operado para intentar parar el sangrado.

Sin embargo, pese al intento de los médicos, la víctima falleció justamente por ese disparo.

Según relató su hermano de 46 años a la Policía, estaban en la casa con Michelle, cuando arribaron dos sujetos en motocicleta y preguntaron por la víctima.

Cuando se identificó, uno de ellos le efectuó los cinco disparos y escapó del lugar.

La Policía incautó en la entrada de la casa una vaina servida calibre 9 milímetros y en el interior de la vivienda, entre la cocina y el comedor, otras tres vainas servidas.

Al parecer, una vez consumado el hecho, los ahora aprehendidos comentaron entre sí "a estos se les fue la mano", en referencia a quienes atacaron a Michelle.

Ante esa situación el fiscal Marcos Borghi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) especializada en Homicidios de La Matanza, dispuso la aprehensión de los cuatro jefes de la mujer y ya fueron indagados.

Temas relacionados: