Policiales Domingo, 1 de abril de 2018

Preso por golpear a su mujer y con una zapa herir a otras dos personas

Se trata de un guardiacárcel del Servicio Penitenciario que llegó ebrio a su casa y descargó su furia contra su esposa y parientes. Un niño llamó al 911, lo que permitió su detención

Un efectivo del Servicio Penitenciario quedó detenido, acusado de haber agredido a su esposa a golpes y haberle causado la pérdida de piezas dentarias. Además le provocó lesiones, con una zapa, a una pareja que intentó defender a la mujer. La alerta fue dada al 911 por un niño que había escuchado los gritos.La causa comenzó a tramitarse en la Unidad Fiscal de Santa Rosa, a cargo del fiscal Héctor Gustavo Rosas, y los hechos que la iniciaron se produjeron cerca de las 8 del Jueves Santo, en un domicilio de Las Catitas.Quien carga con la acusación y quedó detenido preventivamente es un hombre que forma parte de las filas del Servicio Penitenciario Provincial. La víctima es su esposa, una maestra de Nivel Primario.Según el relato de los involucrados y vecinos, el hecho ocurrió cerca de las 8 cuando el agresor llegó a su casa ebrio y comenzó a golpear a su mujer.La pareja, que tiene dos hijos menores, vive en una propiedad que está dividida en tres y en donde viven otras dos familias, todas con relación de parentesco entre ellas.En una de esas viviendas anexas vive la prima hermana del agresor, con su esposo y sus dos hijos, también menores.Esta familia fue la que escuchó los gritos de la víctima y fueron a ver qué estaba ocurriendo. Cuando vieron que el penitenciario estaba golpeando a su esposa, intentaron interceder, pero el agresor cargó con furia contra ellos y los atacó con una zapa.El hombre que trataba de auxiliar a la maestra recibió golpes dados con la zapa en el brazo izquierdo, que le produjeron tres cortes en el brazo y hematomas. En tanto la prima hermana del penitenciario también recibió un violento impacto con la herramienta en uno de sus brazos.El ataque se detuvo recién cuando uno de los hijos de la pareja que intentó auxiliar a la víctima llamó al 911. Sabiendo que estaba por llegar la policía, el penitenciario abandonó el lugar. Sin embargó pudo ser detenido poco después, cuando aún no había abandonado Las Catitas.Además de ordenar la toma de testimonios y realizar pericias médicas, el fiscal Rosas dispuso preventivamente la detención del agresor.La víctima indicó en su declaración que no fue la primera vez que fue atacada por su marido. Subrayó que las situaciones de violencia se han producido en forma reiterada y pidió que se le brinde seguridad para ella y sus hijos.