Diario Uno Policiales

Hace 3 años Flavia Lara (37) acusó a un ex novio de haberla violado e intentado matar. Desde entonces le dieron licencia y pasó a cobrar $0. Ahora un juez dispuso que se la reintegre

Ordenan restituirle el cargo a una policía que denunció a un agente

Por UNO

Rosana Villegasvillegas.rosana@diariouno.net.ar

Seguir leyendo

Luego de que pasara casi tres años sin cobrar un solo peso, después de que fuera separada de la fuerza tras denunciar que su ex pareja, un agente de la policí, la violó e intentó matarla, la Justicia falló a favor de una auxiliar de policía y un juzgado civil ordenó que fuera restituida a su trabajo.

El peregrinar de Flavia Lara (37) se conoció públicamente el 19 de enero pasado cuando Diario UNO publicó la historia que la tuvo como víctima dos veces: primero de su ex pareja, un agente que la sometió sexualmente y le gatilló en falso, y más tarde del Ministerio de Seguridad, que tras la denuncia penal le quitó el arma, le dio licencia psicológica y la separó de la fuerza.

En junio de 2010 Flavia Lara denunció en la Oficina Fiscal Nº9 de Guaymallén que su ex pareja, por entonces agente de la Comisaría 35 de Rodeo de la Cruz, la había citado el día antes a su casa en ese departamento. Allí tras golpearla la ató a la cama, le puso las esposas que usa la policía y tras violarla insistentemente jugó a la ruleta rusa con ella usando un revólver calibre 22 al que le había colocado dos balas y hacía girar el tambor para gatillarle luego en el pecho. El agresor alternaba los abusos con llamadas telefónicas con supuestos cómplices, quienes mantenían vigilados a los hijos de la mujer en su casa de Lavalle. Según contó en aquel momento, esos vigilantes estaban atentos a que si ella escapaba o pedía ayuda se vengarían con los niños, que por entonces tenían 6 y 8 años. Además el agresor filmó todo, “porque me dijo que iba a mostrarles a otros cómo se trata a una puta y después se encargó de hacer desaparecer esa prueba”, contó en aquella oportunidad Flavia.

Con semejante denuncia en su contra, el agente pasó 30 días detenido y después recibió prisión domiciliaria porque tiene un hijo discapacitado a su cargo. Más tarde, un juzgado de garantías entendió que las pruebas de los peritajes físicos y psíquicos no eran contundentes y lo sobreseyó por falta de mérito.

Entre tanto, Flavia fue separada de la fuerza y obligada a realizar un tratamiento psicológico, para lo cual se le otorgó una licencia de la que nunca pudo regresar a trabajar. Es más, desde el 2011 y hasta la actualidad en su bono de sueldo figura $0 de salario. “Ya vendí una casa y un auto para poder mantener a mis dos hijos”, recordó en diálogo con UNO, mientras reiteró que varias veces pidió en el Ministerio de Seguridad que se le diera otro destino y hasta envió cartas a la Legislatura y al gobernador, sin conseguir respuesta alguna.

A principios de febrero, su abogada, Carolina Jacky, presentó una medida cautelar solicitando que Lara fuera reincorporada a la fuerza y una indemnización por daño moral por la discriminación que sufrió. “Lo que pedimos fue que se la restituyera, porque entendimos había sido discriminada principalmente por el área de Sanidad Policial, en donde existen psicólogos y psiquiatras que parecen homeópatas, porque diagnostican según la cara del paciente, sin un seguimiento real”, precisó Jacky.

El 28 de febrero pasado el 18º Juzgado Civil hizo lugar a la medida cautelar solicitada y dispuso “reincorporar a Flavia Lara a la fuerza policial, asignándole temporariamente funciones administrativas, con el mismo salario por tres meses”, según consta en la resolución firmada por la jueza Alicia Boromei.