Diario Uno Policiales
Según pesquisas, Mendoza se posicionó como un centro operativo para ventas interprovincial e internacional. Crecen la demanda y los secuestros. Una cuarta banda busca hacer pie en estos lares.

En medio año en la provincia hallaron 220 kilos más de cannabis que en el mismo lapso de 2012

Rosana Villegas

villegas.rosana@diariouno.net.ar

Atrás quedó aquella imagen de Mendoza como lugar de paso para las drogas que pretendían llegar a Chile. Ahora, nuestra provincia se impone en el mundo del narcotráfico no sólo como tierra fértil para hacer crecer el negocio, sino también como centro estratégico y operativo para la distribución interprovincial en Cuyo y la Patagonia, y obviamente, además, para la venta internacional. De prueba basta contar que este año se han secuestrado 220 kilos más de marihuana que el año pasado a esta misma altura y que también se han detectado varias cocinas de cocaína locales que han incrementado este mercado al que ya la policía le arrebató en estos seis meses más de 67 kilos de esa droga. En total, las bandas que operan en estas tierras han perdido en esos secuestros casi $4 millones, pero los pesquisas ahora van también por sus capitales.

“Hace rato que Mendoza dejó de ser zona de paso. En los últimos años se ha posicionando como un centro operativo no sólo para vender a provincias vecinas, como San Juan y San Luis, sino que desde acá se comercializa ahora a La Pampa, y desde San Rafael se busca llevar droga a Neuquén, que es otro cliente que crece, y a otras provincias patagónicas. Obviamente está vigente el comercio con Chile, que les conviene mucho porque, mientras acá venden un kilo de cocaína a $8.000, en el vecino país lo comercializan a U$S3.000. El valor de la droga se va encareciendo a medida que atraviesa más controles. Por eso, esa misma cocaína puesta en Europa cuesta U$S40.000. Esta perspectiva del negocio, una creciente demanda local y mayores controles explican también el crecimiento de la cantidad de secuestro de drogas de este año”, precisó el titular de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico, comisario Juan Carlos Caleri, quien admitió que en la actualidad son varias bandas las que pretenden hacer pie en estas tierras.

Los pesquisas que se enrolan en esa dirección no se pueden relajar, porque la provincia cada vez cobra más protagonismo en el escenario de las drogas. Tanto es así, que a las tres bandas que –según los conocedores del paño– lideran el mercado, como son las que se les atribuyen a personajes vinculados con barras bravas del fútbol y la que viene construyendo poder en el oeste godoicruceño, liderada por una mujer, se intenta sumar una nueva red que el sábado 8 pretendió ingresar 329 kilos de marihuana minuciosamente escondidos en un falso fondo de un camión que provenía de Salta.

Respecto de esta banda, se cree que la marihuana era sólo una muestra, ya que buscaba acrecentar dividendos ingresando luego cocaína.

Este panorama de alguna manera forzó la creación de esa dirección en enero de este año y se la dotó de 240 efectivos dedicados sólo a intentar frenar el crecimiento de ese negocio. Esos uniformados y otros tantos de toda la provincia secuestraron, hasta el 14 pasado, 688 kilos de marihuana, 220 kilos más que los que se incautaron durante los primeros seis meses del 2012, cuando se sacaron de circulación 480 kilos de la misma droga.

“Cuando se les secuestra una importante cantidad de droga, el golpe es fuerte para la banda, pero ésta sigue operando porque vive de ese negocio y lo soluciona pidiendo una remesa similar, la que vende un poco más cara para recuperar la pérdida. Si les sacás de circulación una mula que traiga, por ejemplo, un kilo de cocaína por la que pagan unos $4.000, consiguen otra fácilmente. El punto está en quitarles el capital con el que compran la droga en el Norte del país o en los países limítrofes. Ése es el gran golpe y por eso apuntamos a hacer un trabajo conjunto con el personal de lavado de dinero”, cuenta un experimentado investigador que desde hace años se mueve entre las bandas de narcotráfico locales.

 Embed      

Seguir leyendo