Actuó en legítima defensa. Fue un caso de gatillo fácil. Actuó en legítima defensa. En menos de una semana pasó por todos estos estados la causa que investiga la muerte de Daniel Giménez (18) en la plaza de San Martín, que tiene a un policía en la mira de la Justicia.

La primera reconstrucción del hecho ocurrido el domingo pasado apuntó a que el efectivo, que estaba de civil, utilizó su arma reglamentaria al defenderse de un asalto. Sin embargo, esta versión quedó desacreditada por testigos, incluyendo la propia pareja del policía que estaba con él al momento del hecho.

Te puede interesar...

Con ese panorama, los fiscales Gustavo Jadur y Oscar Sívori imputaron al miembro de la Unidad Especial de Patrullaje (UEP) de Rivadavia por homicidio agravado por ser funcionario policial y por el uso de arma de fuego. Con esta calificación, que es el término legal para un caso de gatillo fácil, arriesgaba la pena de prisión perpetua.

Sin embargo, la situación volvió a cambiar radicalmente este jueves. Fuentes judiciales detallaron que al expediente se incorporaron nuevas pruebas testimoniales y grabaciones de cámaras de seguridad. Si bien el asalto sigue descartado, los investigadores reconstruyeron que Daniel Giménez y Mariano Tello (21) corretearon a golpes y patadas durante varios segundos al policía, hasta que finalmente este último decidió repeler el ataque con su pistola 9 milímetros.

Los fiscales desecharon la versión de gatillo fácil y volvieron a la tesis de la legítima defensa, por lo que se descartó la imputación del uniformado y quedó en libertad. De todas formas, se siguen produciendo pruebas en el expediente.

Hasta el momento no está claro qué generó la discusión entre los dos jóvenes, que estaban vendiendo pulseras en la plaza de San Martín, y el policía. Una teoría apunta a que Tello podría haber reconocido que pertenecía a la fuerza ya que este joven es de Rivadavia y tiene algunos antecedentes penales.

¿Gatillo fácil?

Cerca de las 20.30 del domingo pasado, un policía de civil y su pareja se encontraban en la plaza de San Martín tomando un helado. En ese momento fueron abordados por dos jóvenes y se produjo una brutal pelea. El efectivo terminó sacando su pistola provista y efectuó un disparo contra Daniel Giménez, quien quedó tendido en el lugar. El otro joven fue detenido a unas diez cuadras del lugar del hecho y tenía en su poder el arma homicida.

En tanto que el efectivo tuvo que ser asistido en un hospital porque sufrió varias lesiones producto de la riña.