Pese a sonar fuerte, no fue sorpresivo. Este lunes la Justicia liberó a los dos jóvenes que estaban detenidos por el caso de abuso en manada en Tunuyán. Las pruebas que presentó la defensa demostraron que los sospechosos estaban en otro lugar al momento del hecho.

El juez Fernando Ugarte negó el dictado de la prisión preventiva. Los únicos que solicitaron que los jóvenes sigan detenidos fueron los abogados de la víctima. Ni el fiscal del caso ni el abogado defensor, lógicamente, se mantuvieron en esa postura.

Te puede interesar...

Es que a lo largo de la investigación se aportaron pruebas que establecieron una coartada firme: los jóvenes estaban trabajando en una finca en San Carlos al momento en que la joven de 28 años se cometía el abuso sexual en Villa Seca. Además de testigos que ratificaron esta versión -entre ellos, el dueño de la finca-, hay hasta una grabación de cámaras de seguridad, según indicaron fuentes judiciales.

De no mediar sorpresas, en las próximas semanas los jóvenes serán sobreseídos ya que continúan imputados por abuso sexual.

Teniendo en cuenta que semanas atrás también fue liberado un adolescente de 17 años -hermano de otro de los imputados-, el expediente va a tener un renacer y el fiscal Facundo Garnica se encuentra tratando de encontrar una nueva línea investigativa.

Abuso en manada en Tunuyán

Una joven francesa de 28 años, quien desde hace cinco años vive en la localidad de Villa Seca y trabaja en una granja orgánica, fue violada por una manda el 18 de agosto pasado cuando se dirigía a realizar compras. Los agresores la tomaron por la fuerza, la llevaron a un descampado y la vejaron.

Tres jóvenes fueron detenidos e imputados por abuso sexual con acceso carnal agravado por la participación de tres personas. Dos hermanos –uno de 17 años- y un amigo. Sus rostros y nombres se viralizaron por las redes sociales. Fueron imputados y la víctima reconoció en forma parcial a algunos de ellos.

Con el avance de la causa, el menor de edad recuperó su libertad tras pagar una fianza de 50 mil pesos. Un psicólogo declaró que al momento del hecho lo estaba atendiendo por un tratamiento de adicción a drogas.

En todo este tiempo, se han realizado varias manifestaciones contra los jóvenes y hasta incendiaron su casa, por lo que la madre de los dos hermanos se debió mudar a otro lugar con el resto de sus hijos.