Policiales Jueves, 28 de diciembre de 2017

Liberaron a una mujer que mató a su novio en legítima defensa

Marisol Silva (21) apuñaló y le quitó la vida a José Luis Baltierri (23) en la casa en la que vivían. Tenían un hijo de 1 año

Tiempos felices. La pareja vivía en Dorrego y tenía un hijo de un año. Todo terminaría en tragedia. <br>

Legítima defensa, libertad y, en breve, sobreseimiento. Esto le notificaron ayer a una joven que apuñaló y mató a su pareja a principios de diciembre en una casa de Guaymallén. Los investigadores entienden que la mujer lo mató mientras se defendía de una agresión de la víctima fatal. Marisol Silva (21) quedó detenida el lunes 4 de diciembre luego de acuchillar a José Luis Baltierri (23), su novio y padre de su hijo, de un año. La familia vivía en calle Valdivia de Dorrego, Guaymallén, en donde se desató la tragedia.Según la declaración de la sospechosa, atacó al hombre porque éste la estaba golpeando. Ella manifestó que tomó un cuchillo de la cocina para defenderse y que en un forcejeo se lo clavó entre la clavícula y el cuello. El hombre se desangró y murió casi en el acto.De esto también dio constancia una amiga de la pareja que presenció la secuencia, que declaró en sintonía con Marisol. En el lugar también estaba el hijo de los jóvenes.Para reforzar su versión de que no quiso matarlo, la imputada explicó que no se movió de la casa a pesar de lo que hizo y que rápidamente salió a la calle a pedir auxilio. Hasta habría intentado quitarse la vida ante la fatalidad, lo que no llegó a concretarse por el actuar de los policías.A pesar de sus explicaciones, la mujer quedó imputada por homicidio agravado por el vínculo. Estuvo tres días presa y el fiscal Gustavo Pirrello le otorgó la prisión domiciliaria para que pueda ocuparse de su pequeño hijo. Por su testimonio y lo aportado por la testigo presencial, los pesquisas siempre dejaron abierta la hipótesis de que podía ser un homicidio en legítima defensa. Para confirmar esto debían esperar el resultado de peritajes que serían claves. Cuando Silva estuvo detenida mostró algunas lesiones que tenía en su cuerpo y dijo que se las había provocado su pareja en otras ocasiones -fue confirmado por los peritos que la revisaron-, ataques que nunca fueron denunciados. Un adelanto de la autopsia dio cuenta de que la herida que le provocó la muerte no fue un puntazo directo, sino producto de un forcejeo. Estos detalles sirvieron para reforzar lo dicho por la acusada y la persona que presenció el hecho, por lo que el fiscal decidió no pedir la audiencia de prisión preventiva y caratular la causa como homicidio en legítima defensa. Esto le da la libertad inmediata a Silva, ya que no está penado. La mujer por un tiempo seguirá imputada y ligada a la causa, teniendo que cumplir ciertos requisitos, entre ellos presentarse en la fiscalía cada vez que la requieran y no salir del país. Una vez que al expediente se adjunte su pericia psiquiátrica y algunas declaraciones más, la acusada será sobreseída. Todo indica que el resultado de estas medidas no hará variar su situación y se terminará de confirmar que asesinó a su novio para defenderse.

Dejanos tu comentario