Diario Uno Policiales

Con esta carátula, Valentina Cano (23) evita una condena a prisión perpetua. Ahora bien, en caso de que fuera encontrada culpable podría recibir una sentencia de entre 10 y 25 años.

Le imputaron emoción violenta a la madre de la Sexta Sección acusada de matar a su beba al nacer

Por UNO

Por Catherina Gibilarocgibilaro@diariouno.net.ar

Seguir leyendo

La Fiscal de Delitos Complejos, Claudia Ríos Ortiz, resolvió cambiar la carátula al caso de Valentina Cano (23), acusada de haber dado muerte a su hijita recién nacida el mes pasado en su vivienda particular de Ciudad. De  homicidio agravado por el vínculo, que le valdría la pena de prisión perpetua, pasó a ser homicidio agravado por el vínculo en estado de emoción violenta, por lo cual arriesga una pena que va de los 10 a los 25 años de cárcel  en caso de ser condenada.

La joven estudiante universitaria pagó una fianza de 100.000 pesos y así pasó a cumplir prisión domiciliaria en su vivienda de la Sexta Sección, donde vive con sus padres y dos hermanas.

El hecho, que ocurrió en la bañadera de su domicilio, ha llevado a que la fiscal Claudia Ríos ordenara en su momento varios peritajes psiquiátricos y psicológicos al Cuerpo Médico Forense.

Los profesionales afirmaron  –según adelantó la semana pasada a UNO el abogado defensor de la joven, Alfredo Paturzo– que al momento del hecho “no pudo dirigir sus actos y la causa del shock emocional fue el parto”.

Los peritos agregaron, además, que ella hizo una negación física y psíquica del embarazo y al ser sorprendida por el parto, se le desencadenó el shock emotivo.

La beba nació el 9 de setiembre y estaba aún con la placenta y el cordón umbilical cuando Valentina fue hallada. Según el informe forense, la criatura presentaba fractura de cráneo y tenía heridas punzocortantes en el cuello y  en el tórax, que finalmente le provocaron el deceso después de que del hospital Lagomaggiore la derivaran al Notti, donde fue bautizada por su abuela materna antes de ser trasladada al forense.

Trascendidos forenses

El lunes en el transcurso de una audiencia en la Oficina de Delitos Complejos, una médica forense señaló: “La lesión de la bebé nunca pudo ser causada con un elemento contundente como un palo. Dicha lesión posiblemente sea compatible porque la beba cayó durante el parto y se golpeó con el piso de la bañadera”.

En cuanto a las heridas punzocortantes que presentaba la beba en el cuello podrían haber tenido una probable de curación de un mes, que comprometieron los tejidos blandos.

“Se estaría en presencia de heridas que no tienen relevancia con la causal de la muerte”, según afirmó ayer el abogado de Cano, Alfredo Paturzo.

El letrado pone en duda que en su cliente hubiera existido una acción homicida dolosa.

Acerca de cuál es el estado actual de Valentina señaló: “Está en una situación de mucha conmoción porque ha padecido un shock emotivo muy fuerte. No representa la personalidad que tiene y está muy temerosa”, concluyó.