Policiales Jueves, 18 de octubre de 2018

La única restricción que tiene Silva es no abandonar la prisión domiciliaria

La resolución de los jueces no indica que no puede recibir visitas, hacer reuniones o interactuar en las redes sociales. Así opinó el abogado Enzo Orosito que viene estudiando la causa.

Las fotos que aparecieron en las redes sociales donde Julieta Silva comparte con amigas una reunión en el domicilio que se fijó para la prisión preventiva generaron una polémica ética en la sociedad y despertaron la bronca y el malhumor de la familia de Genaro Fortunato.

Lo cierto es que según el abogado Enzo Orosito, que estudió a fondo la causa y no tuvo intervención alguna en el proceso, "la resolución de los jueces que le otorgaron la prisión domiciliaria antes del debate que la condenó en primera instancia a 3 años y 8 meses de prisión efectiva (la condena no está firme y fue apelada por la defensa , la querella y la Fiscalía), no indica restricción alguna de visitas, reuniones o interacciones en las redes sociales".

En ese contexto, los jueces solo dijeron que debía permanecer en prisión preventiva domiciliaria y que no se debe ausentar del domicilio salvo por pedido al Tribunal que debe autorizar la salida. Además, Silva deberá llevar la pulsera magnética que es monitoreada desde el Servicio Penitenciario y una persona mayor debe estar a cargo de ella para realizar las compras diarias y los trámites que la mujer necesite fuera de la vivienda.

En este sentido hasta ahora, y no consta en el expediente, se estarían cumpliendo todos las obligaciones que impusieron los jueces.

Al respecto Orosito dijo que "hay que contestarse ciertas preguntas para saber si Silva incumple con lo establecido" y agregó que "si estas reuniones afectan al proceso, si las mismas pueden producir riesgo de fuga o amedrentan a un testigo de la causa entre otras".

Al parecer nada de esto estaría pasando y Silva sigue aún con un prisión preventiva hasta que se confirme la condena después de que se agoten todos los recursos que puedan interponer las partes.

Terminado ese proceso a Silva se le descontarán los días de prisión a la eventual condena que pueda determinar la Justicia luego de las apelaciones. Es decir que a la detenida se le puede confirmar el fallo de primera instancia o se le podría agravar la pena si un tribunal superior cambia la carátula del hecho o bien puede quedar absuelta si este Tribunal entiende el pedido de los abogados defensores que solicitaron su libertad durante el primer debate.

Más noticias