Martes, 7 de febrero de 2017

La Suprema Corte confirmó la perpetua contra los padres de Luciana Rodríguez

El máximo organismo de Justicia provincial confirmó la condena contra Coco Orellano (39) y Rita Rodríguez (27), acusados de matar a la pequeña de 3 años en enero de 2014.

Luego de un año y cuatro meses de espera, la Justicia provincial dejó firme la sentencia que condenó a Rita Evelin Rodríguez (27) y Jorge Coco Orellano (39) por el conmocionante caso de maltrato infantil que terminó con la vida de Luciana Milagros Rodríguez (3).

En septiembre de 2015, la Séptima Cámara del Crimen condenó a la madre y al padrastro de la pequeña asesinada a prisión perpetua, tras un debate que abundó en testimonios reveladores, fotografías escalofriantes del cadáver y hasta grescas entre los propios acusados.

Pocos días después, los jueces Belén Salido, Gabriela Urciolo y Agustín Chacón publicaron los fundamentos por los cuales decidieron sentenciar a Orellano por homicidio agravado por ensañamiento y a Rodríguez por el mismo delito pero bajo el agravante del vínculo y en comisión por omisión -es decir, no realizó nada para evitar que su pareja matara a Luciana-.

Los representantes legales de los asesinos interpusieron un recurso de casación ante la Suprema Corte de Justicia en busca de que el máximo organismo de Justicia provincial revise el fallo.

Por el lado de la madre de Luciana, la defensora oficial Silvina González solicitó que se cambie la calificación del veredicto a abandono de persona seguido de muerte agravado por el vínculo, que prevé prisión de 6 años y medio hasta 20 años. Misma postura mantuvo durante el juicio ya que la magistrada solicitó en su alegato que fuera condenada a 12 años. Para la representante de Rodríguez, la figura de homicidio en comisión por omisión es difícil de probar.

En tanto que el abogado particular Mariano Tello insistió con una condena de homicidio simple -8 a 25 años- para Orellano, asegurando que no existió el agravante de ensañamiento, tal como sostuvo en su alegato previo a la sentencia.

Tras más de un año esperando en los despachos de la Suprema Corte de Justicia, los ministros decidieron rechazar ambos recursos y confirmar el veredicto de la Séptima Cámara del Crimen.

De esta forma, la condena a prisión perpetua queda firme. Más teniendo en cuenta que, según adelantaron fuentes judiciales, ninguna de las partes tiene pensado interponer un recurso federal y decidir que la Corte nacional ponga el punto final al proceso.

El caso

Entre las 18 y 22 horas del 7 de enero de 2014, Coco Orellano impartió una feroz golpiza a Luciana Rodríguez, la hija de su pareja, en la casa usurpada donde residían en calle Entre Ríos de Ciudad. El hombre, que era un cuidacoches de la zona, llevó a la menor a la Clínica Santa María, ubicada a pocos metros.

Los médicos de guardia constataron el deceso de la niña y también los evidentes signos de maltrato, por lo que notificaron a las autoridades. Si bien Orellano había escapado del sanatorio, fue detenido a los pocos minutos al igual que la madre de Luciana, quien solía ejercer la prostitución en el lugar.

El caso reveló el inaccionar de funcionarios de la OAL, policías y autoridades judiciales, ya que la pareja tenía antecedente de malos tratos y habían sido denunciados por distintas personas anteriormente. Este expediente que tiene señalados a varios exfuncionarios sigue dando vueltas en la etapa de instrucción y actualmente está a cargo del fiscal Juan Manuel Bancalari.

En el juicio que condenó a Orellano y Rodríguez, los declarantes también pusieron en duda el accionar de policías de la Comisaría Tercera, operadores del 911, personal judicial de la Oficina Fiscal 1, de preventores de Ciudad y de la Unidad Especial de Patrullaje de Ciudad. Incluso se elevó una compulsa para investigarlos.

Más noticias