Diario Uno Policiales

Por eso no se percataron antes del escape protagonizado por cinco menores, que sortearon obstáculos endebles. Aún no se logró la captura. Cuatro de ellos están acusados de homicidio.

La fuga del ex COSE fue cuando los operadores miraban el partido entre River e Independiente

Por UNO

Por Catherina Gibilarocgibilaro@diariouno.net.ar

Seguir leyendo

El partido de fútbol entre River e Independiente es lo que habría tenido absortos el domingo a la tarde a los celadores del ex COSE, posibilitando así la fuga de cinco internos, cuatro de ellos acusados de homicidio. Uno de ellos carga sobre sus espaldas, pese a su corta edad de 17 años, tres crímenes. La distracción por el partido fue ayer el dato más relevante que se pudo conocer en esferas de la investigación que tiene a maltraer a la Justicia y la Policía. El detalle no menor, que puso los pelos de punta a más de un funcionario apenas trascendió, evidenció la desidia con la cual se trabaja en el cuidado de jóvenes, que en algunos casos tienen poco o nada que perder y, como se diría en la jerga, “ya están jugados”, según explicaba a UNO un funcionario judicial.

A partir de este punto no menor comenzaron a largarse dardos desde distintas esferas hacia los responsables del ex COSE porque “resulta inentendible que desde que se inició el año ya hubo al menos 30 fugas o intentos  de mayor o menor importancia”, prosiguió detallando otra fuente, que además se lamentó: “Nos pasamos la vida buscándolos, damos con ellos y esta es la respuesta que no debería existir”.

La lista de los fugitivos produce escozor y no era desconocida para los cuidadores. Ellos son: Franco Nahuel Abrego Díaz (17), alias Cara Cortada, quien es el más conocido de todos ya que apareció en Facebook haciendo ostentación de armas de grueso calibre. A Díaz, detenido el 1 de diciembre pasado, se le adjudican los homicidios de Jorge Mondoví (39) y los hermanos Daniel y Marcelo Pavez (19), asesinados a quemarropa en el barrio  San Vicente de Godoy Cruz.

A este precoz delincuente se suman Marcelo Picón Cortéz, acusado de homicidio agravado en concurso real con robo agravado. Brian Nicolas Lucero (18), alias el Gordo, quien fue traído desde San Rafael y está acusado de homicidio agravado en esa ciudad. Carlos Enrique Olmedo, alias Pibe Chorro, acusado de robo agravado, y Adrián Maximiliano Bravo alias el Roncoso.

Media Policía de Mendoza está detrás de sus pasos. Los hombres de Investigaciones, Búsqueda de Prófugos e Inteligencia Criminal están haciendo procedimientos en toda la provincia desde el instante en que se produjo la fuga y que llevó hasta el mismo ministro de Seguridad, Carlos Aranda; al jefe de Policía, Ángel Fozzatti, junto con el fiscal de Godoy Cruz, Gustavo Fehelman, a adentrarse en el Campo Papa, donde podrían haberse refugiado los tristemente célebres delincuentes.

Lo que queda en concreto, además del escape, es que había 5 operadores para cuidar a 10 internos del pabellón B, de máxima seguridad, y la Justicia deberá determinar las responsabilidades que les cabe a cada uno de  ellos. En esferas del Ministerio de Desarrollo Humano a través de su titular, Guillermo Elizalde, se elaboraron los sumarios administrativos pertinentes y se investiga –paralelamente con la Justicia– si hubo connivencia entre los cuidadores y los fugitivos. Hasta sería casi una certeza de que así ha sido. Además no se descarta que no sólo contaron con apoyo interno, sino también externo. Difícilmente se sortean dos leoneras, dos rejas y dos alambradas, que los hace caer a una zona muerta, y desde allí trepar un muro de casi 6 metros hasta ganar la calle si no hubieran contado con ello y hacer que se perdieran en la nada.

“Hubo demora en comunicar la huida”

El ministro de Seguridad, Carlos Aranda, señaló que hubo una demora desde que los cinco internos de máxima seguridad del ex COSE escaparon hasta que las autoridades alertaron a la Policía. Además, sostuvo que hay un móvil instalado en la puerta del penal de menores y otros que patrullan la zona.

Entre los que escaparon está el conocido Cara Cortada, acusado de varios homicidios y de ser un soldadito de la Jaqui, presunta líder narco de Godoy Cruz.“Hubo una pequeña demora en la comunicación. Nosotros tenemos un móvil en la puerta del lugar y aparentemente se fueron por otro lugar”, explicó Aranda a radio Nihuil, y agregó: “Si el director del ex COSE dice que los chicos estaban en el patio sin la supervisión correspondiente, hay una falla de control y de seguridad”.

El funcionario también reveló que investigan si los internos del Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil rompieron o no la leonera por la que aparentemente escaparon. “Están viendo si la rotura es nueva o la venían trabajando con anterioridad”.

“La falla no es sólo que se hayan fugado y que no hayan estado controlados, sino que tiene que ver con el control permanentemente de las instalaciones del predio”, agregó

Aranda, quien ahora debe utilizar todos los recursos para encontrar a los cuatro chicos peligrosos. Después de que los operadores detectaron que cinco jóvenes de máxima seguridad habían escapado, la Policía realizó varios allanamientos. “A las 18 del domingo, personal de Investigaciones y Cuerpos Especiales requisaron varias viviendas del Campo Papa, donde podrían estar escondidos los chicos. Ahora estamos buscando en distintos departamentos”, concluyó.

Decretan alerta rojaParecería que se los hubiera tragado la tierra. La cantidad de operativos realizados para dar con los fugitivos hasta ahora dieron todos negativos. Esto acrecienta la gran preocupación que ya existe entre funcionarios judiciales y policiales, ya que el hecho de que la búsqueda no haya arrojado los resultados esperados puede llevar implícito un peligro aún mayor para la sociedad.

Los fugitivos –por lo que se sabe– no tenían dinero consigo, lo que los hace más vulnerables a la hora de cometer delitos para obtener el sostén diario. Ahora, a la importante suma de delincuentes que pululan por doquier se deben sumar estos otros.

La vida de cientos de Policías que participan en su búsqueda, está en riesgo. A esta altura de los acontecimientos, y esto los investigadores lo saben, deben estar armados hasta los dientes. Por ello es que saltó la alerta roja en la fuerza policial.

Pero también debe ser un llamado de atención para los ciudadanos, que pueden ser acechados por los maleantes en cualquier momento. Y esto es lo que desvela a la Policía. Tanto, que ayer, en horas de la tarde, se hizo una reunión con todos los altos mandos de la fuerza para dar instrucciones precisas sobre la línea investigativa a seguir, como asimismo los recaudos a tomar en casos de esta naturaleza, donde el peligro acecha a casa paso, a la vuelta de la esquina.