Diario Uno Policiales
Habló sobre el estado médico del joven cuando fue derivado a ese sector del hospital y las posibilidades de sobrevida del paciente. Buscan determinar si hay relación directa entre los golpes y la muerte. Tras varias postergaciones, comenzó el juicio por e

Juicio por caso Mendieta: declaró el jefe de terapia intensiva del Schestakow

El jefe de terapia intensiva del hospital Schestakow declaró en la segunda audiencia del juicio por la muerte de Diego Mendieta. El médico Víctor Maluenda dio detalles sobre el estado del joven al ser ingresado a ese servicio el 3 de setiembre de 2008, donde finalmente murió.

Desde que fue golpeado el 15 de agosto, Mendieta estuvo 20 días internado en el Schestakow, donde también fue operado, pero luego su situación se agravó y tuvo que ser derivado a terapia intensiva.

El profesional dijo que llegó en estado de shock y en una situación comprometida. Se hicieron diversos esfuerzos médicos, que incluyó asistencia respiratoria mecánica y resucitación, pero no alcanzaron para salvarle la vida.

Diego estaba en el hospital por una lesión pancreática, que derivó en otros problemas de salud.

Las preguntas de los jueces, del fiscal, de los abogados de la familia Mendieta y los defensores de los acusados (los hermanos Cruz) buscaron determinar si esa lesión fue producto de los golpes recibidos y si ésta fue la causa de la muerte.

Aunque el doctor Maluenda sólo intervino en el paciente el día en que estuvo en terapia intensiva, se le preguntó sobre las posibilidades médicas de sobrevida del herido durante la internación previa y cómo podía influir el comportamiento de Mendieta, ya que, según la historia clínica que leyeron en la audiencia, en varias oportunidades se sacó el suero y deambulaba por los pasillos. “Un paciente difícil”, según había sido calificado.

Ante preguntas del tribunal, el médico dijo que en un problema de salud como el del joven obviamente tiene más chances de morir el paciente que no cumple las órdenes de los médicos, pero que de todas formas en el que las cumple el riesgo de muerte ronda el 85%.

Maluenda manifestó que si un paciente tiene algún problema que lo lleva a no quedarse en reposo, no se le puede cargar de responsabilidad porque es una persona que está sufriendo.

En este juicio los testimonios médicos serán fundamentales para determinar si la muerte fue consecuencia directa de los golpes sufridos por Diego o por otras circunstancias.

 Embed      
Se realizó la segunda audiencia
Se realizó la segunda audiencia

Seguir leyendo