Diario Uno > Policiales > Camionero

Increíble: un camionero manejaba con 4,3 gramos de alcohol en sangre

El camionero fue detenido en Maipú. El resultado del test de alcoholemia sorprendió a todos. En Mendoza rige la tolerancia cero para camioneros

Nadie comprende aún cómo un hombre pudo manejar un camión con 4,3 gramos de alcohol en sangre. Fue detenido en Maipú, luego que de varios llamados al 911 que alertaron sobre el peligro. Además, chocó a un auto y escapó. En el control policial, el camionero, oriundo de Brasil, se negaba a presentar la documentación y no quería realizar el test de alcoholemia, hasta que no tuvo más opción.

Pasadas las 20 del miércoles, todavía con luz del día, un camión Iveco sin acoplado iba por Ruta 50 a toda velocidad y zigzagueaba por la ruta hasta que, a la altura del barrio 25 de Mayo, de Maipú, chocó a un Chevrolet Corsa al mando de un hombre de 40 años. A pesar del accidente, el camionero no se detuvo y siguió tal como venía.

La Policía, alertada de esta situación, encontró por las cámaras de seguridad al camión en calle Urquiza y Mitre, de Coquimbito, Maipú, donde lo rodearon e hicieron que detuviera la marcha.

La escena fue complicada porque el hombre, un camionero brasilero de 41 años, se negaba a acceder a lo que le pedían los efectivos, pero era tal el olor a alcohol que emanaba que no había dudas que estaba borracho.

Se negó a darles sus documentos y mucho más se negó a realizarse el test de alcoholemia, por lo que lo llevaron detenido a la Subcomisaría de Coquimbito, donde no tuvo más opciones que acceder a los pedidos de los policías.

Al ver el resultado del dosaje de alcohol, no podían creer lo que veían. El resultado fue 4,3 gramos de alcohol en sangre, una graduación que jamás antes habían visto y mucho menos entendían cómo el hombre podía estar de pie.

En Mendoza los camioneros y profesionales del volante no pueden manejar ni con un gramo de alcohol en sangre.

Su camión quedó secuestrado y el hombre quedó en la comisaría hasta que se le pasara su estado de ebriedad, para luego aplicarle las faltas y multas correspondientes.

Seguir leyendo