Patricia Norma Garnica (33) no tuvo ningún justificativo para asesinar a su pareja, Cristian Adrián Vergara (38), en la jornada del jueves en Luján de Cuyo. Al menos esta es la primera premisa del expediente tras la imputación de la sospechosa.

Te puede interesar: ANSES: de cuánto sería el aumento para jubilados y AUH que se anuncia hoy

Con las primeras pruebas en sus manos, el fiscal de Homicidios Flavio D'amore decidió formalizar a la mujer por homicidio agravado por el vínculo, una dura calificación ya que contempla como única pena la más grave de nuestro Código Penal: prisión perpetua.

Se especulaba que, debido a los antecedentes de violencia de género y a la posibilidad de que se haya defendido de una agresión, quedara libre por legítima defensa o exceso de este delito. Pero finalmente no fue así.

Así fue notificada en la mañana de este viernes y la acusada, por recomendación de sus abogados defensores -Emiliano Marlia, Juan Cruz Chapuy y Franco Migliavacca- decidió no declarar por el momento.

Los letrados sí solicitaron el recupero de libertad de la mujer o al menos la prisión domiciliaria ya que tiene un hijo de un año y medio al cual le está dando de mamar en la comisaría donde está alojada. Fuentes judiciales detallaron que el fiscal ordenó realizar un informe en el domicilio para determinar si es viable para aplicar el beneficio domiciliario.

 Embed      

Discusión y muerte

Eran cerca de las 10 del jueves cuando una vez más se desató una discusión en el domicilio ubicado en calle Tucumán al 82, en la localidad de Mayor Drummond. Pero esta vez la escalada de violencia entre la pareja fue fatal: Vergara recibió dos heridas de armas blanca -en el tórax y el abdomen- que le terminaron quitando la vida segundos después, a 50 metros de su casa, donde cayó desvanecido.

Garnica fue apuntada desde los primeros minutos de la investigación y quedó detenida en la Comisaría 11. Desde el entorno de ambos hablaron de una relación violenta.

Te puede interesar...