Policiales Miércoles, 22 de agosto de 2018

Fortunato había discutido con los mellizos Maure

Este habría sido el motivo por el cual el muchacho y Julieta Silva se fueron del bar poco antes de la muerte del rugbier.

En la recta final entró el juicio por la muerte del rugbier Genaro Fortunato (25), que tiene en el banquillo de los acusados a su novia, Julieta Silva (30). Testimonios importantes se ventilaron en la jornada de ayer, en este debate que tiene en vilo a gran parte del país.

Este martes se retomaba el proceso en los Tribunales de San Rafael, luego de las tres jornadas de la semana pasada. Durante estos días el tribunal escuchará a varios testigos y la semana que viene serán los alegatos (posiblemente el lunes) y la sentencia.

El martes abrieron la ronda de testimoniales los hermanos mellizos Maure, Martín y Lucas, dos jóvenes que son importantes en la causa ya que en la trágica madrugada del 9 de septiembre pasado protagonizaron una discusión con Genaro en el bar Mona, minutos antes de que la víctima fuera arrollada por Julieta. Esta situación la describió Silva en el primer día del juicio en su declaración y ahora fue confirmada por estos muchachos.

Martín sostuvo que en un momento de la noche Fortunato se le acercó y le preguntó por qué miraba a Julieta, en una reacción de celos. Agregó que fue un cruce de palabras que no pasó a mayores y que él y su hermano conocían a la pareja. Con el rugbier tenían una buena relación, sin ser amigos, y a la imputada le habían vendido el auto Fiat Idea con el que ella terminó matando a su novio. En el relato de este testigo y el de la acusada hay una diferencia, y es que la mujer expresó que uno de los mellizos le habría dicho esa noche "si no lo calmás vos, lo calmo yo". Sin embargo, Martín negó esto y aseguró que esa noche nunca habló con Silva.

Genaro Fortunato tenía 25 años y jugaba al rugby en Belgrano Rugby Club
Genaro Fortunato tenía 25 años y jugaba al rugby en Belgrano Rugby Club

La versión de su hermano Lucas fue similar y prácticamente confirmó todo lo señalado anteriormente.

Qué ocurrió entre los Maure y la pareja no es simplemente un detalle, ya que esta discusión podría haber motivado que víctima y victimario dejaran el local nocturno.

Otra versión indica que un mensaje recibido por Genaro de su ex novia sería otro presunto motivo (ver aparte), aunque trascendió que más allá de cualquier situación, Fortunato y Silva tenían planeado abandonar el bar en un determinado momento para ir a otro sitio de diversión nocturna.

La alcoholemia de la acusada

No es un dato menor en la reconstrucción de los hechos que Silva tomó el vehículo en estado de ebriedad. El test que le realizaron cuatro horas después del suceso le dio 0.70 gramos de alcohol en sangre y distintos expertos señalan que cuando embistió a Fortunato se estima que tendría una intoxicación de 1.30.

Julieta Silva es enjuiciada en San Rafael. Foto: Gentileza Prensa Poder Judicial.
Julieta Silva es enjuiciada en San Rafael. Foto: Gentileza Prensa Poder Judicial.

A esto se refirieron Mario Cuaranta del Cuerpo Médico Forense (CMF) y el bioquímico Francisco Carabajal. Ambos coincidieron en que la ingesta alcohólica de Silva le habría disminuido la capacidad visual y de reacción. A esto hay que sumarle que no llevaba sus anteojos recetados por el astigmatismo y la lluvia que caí en aquella madrugada. Genaro también estaba alcoholizado.

El integrante del CMF fue quien firmó la autopsia y en el debate detalló las lesiones que sufrió el joven. Por último atestiguó Sebastián Olmedo, de Salud Mental del hospital Schestakow, quien entrevistó a Silva el día después, pero aclaró que poca información pudo obtener ya que la mujer se limitó a dar sus datos personales y no respondió preguntas.

Más noticias