Diario Uno > Policiales > Femicidio

Femicidio con alevosía y premeditación: Úrsula Bahillo pedía ayuda a gritos en las redes

Úrsula Bahillo, la joven de 19 años asesinada en Rojas, no solo había denunciado a su ex, sino que hablaba con amigas y publicaba en redes lo que pasaba

Sergio Terrón, el fiscal que investiga el femicidio de Úrsula Bahillo en Rojas, aseguró hoy a Télam que de acuerdo a los elementos que viene colectando en el expediente todo indica que se trata de un "femicidio con alevosía y premeditación" y confirmó que existían denuncias previas por violencia de género de la propia víctima y de, al menos, otra mujer.

"Estamos investigando cómo, pero creemos que a través de algún engaño o por la fuerza, la llevó en su propio auto hasta ese paraje, en Guido Spano, para cometer el crimen", dijo a esta agencia el titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Junín.

Te puede interesar...

Terrón afirmó que aún no tienen la certeza de "dónde se encontraron o la capturó el imputado", por lo que "se están analizando una serie de cámaras de seguridad" para reconstruir el recorrido del Peugeot 307 del policía.

Además, remarcó que "se están analizando los celulares de la víctima y el acusado" para poder rastrear algún mensaje o llamada que aclare dónde, cómo y por qué se dio el encuentro.

Sobre el imputado, el policía Matías Ezequiel Martínez (25), contó que "se encuentra internado y entubado" en un hospital de la zona que no quiso revelar, "con una profunda herida en la zona abdominal".

"Estamos investigando si se la autoprovocó con fines suicidas o para simular algún enfrentamiento", dijo el fiscal.

Cómo fue asesinada Úrsula Bahillo

El fiscal reveló que el médico forense que revisó el cadáver de Úrsula Bahillo en la escena del crimen "advirtió la presencia de unas diez puñaladas, tres de ellas en la zona del cuello y el resto en el torso".

La autopsia "se hará en la morgue de Junín" aunque aclaró que "está demorada porque primero se debe esperar el test de Covid-19 negativo de la víctima para que puedan trabajar los forenses".

Matías Ezequiel Martínez ya tenía denuncias

Sobre los antecedentes de violencia de género de Martínez, Terrón confirmó que él tenía citada a Úrsula "para el 17 de febrero" por una de las denuncias que le había formulado y confirmó que "el 18", el policía estaba citado por otra fiscalía "para un juicio oral por otra causa en la que lo había denunciado una expareja".

La calificación que le imputará Terrón a Martínez tiene como única pena la prisión perpetua.

El pedido de ayuda a gritos de Úrsula

Tras el femicidio, amigas revelaron en las redes sociales las charlas que mantenían sobre el infierno que atravesaba, el miedo que le tenía a Matías Ezequiel Martínez y cómo pensaba que iba a matarla.

"Úrsula avisó, fuimos a hacer la declaración y les chupó un huevo. Nos dieron un papel de mierda y nada más y hoy mi amiga está muerta. Ojalá se haga justicia por ella y por todas”, tuiteó una amiga. "Me tiene amenazada de muerte. Por eso tengo miedo amiga", decía Úrsula Bahillo.

"Siete meses me pegó. Me callé siempre. Hasta que me vi muerta. Por eso lo denuncié", agregaba la ahora víctima de femicidio.

En más mensajes, que datan de noviembre del 2020, Úrsula relata uno de los momentos en los que, según cuenta, la "re cagó a palos mal".

"Estoy temblando. No me respondas nada de lo que te digo. Me re cagó a palos mal. Y esta vez fue muy posta", dice.

"Pasamos por una calle donde él está trabajando de albañil con el tío y había al lado dos minas. Una me miró y dijo ´¿qué mira la cornuda?’. Empecé a putearlo mal y se armó alto quilombo. Me cagó a palos mal", cuenta sin que el o la destinatario reaccione.

En sus propios perfiles, Úrsula pedía ser "la última" en denunciar por violencia de género y se sumaba al pedido de Ni una menos: "Y si un día no vuelvo, hagan mierda todo", que en Mendoza ya pisó fuerte con la desaparición y femicidio de Florencia Romano, en diciembre pasado.

ursula femicidio rojas 5.jpg
ursula femicidio rojas 4.jpg