Policiales Jueves, 22 de febrero de 2018

Entre 14 años y perpetua arriesga el acusado de matar a un vigilante en un Carrefour

La semana que viene, Jesús Hudson (36) escuchará el veredicto en su contra. Para la fiscal mató para ocultar el robo y para la defensa asesinó a la víctima por diferencias anteriores.

Luis Luján, víctima, y Jesús Hudson, presunto asesino.

La semana que viene se terminará de definir la suerte de Jesús Darío Hudson (36), el acusado de asesinar a un vigilante de un hipermercado en Godoy Cruz a principios del año pasado. El panorama para el sospechoso es negro: los jueces definirán entre darle prisión perpetua o 14 años de encarcelamiento.

Este martes se realizaron los alegatos en el juicio que se desarrolla en la Primera Cámara del Crimen. El primer turno fue el de la fiscal de Cámara Laura Rouselle, quien tal como se vislumbraba en la previa solicitó la máxima pena que contempla el Código Penal.

La magistrada mantuvo la calificación de homicidio criminis causa. Es decir, su hipótesis es que Hudson asesinó al vigilante Luis Ariel Luján (35) para poder llevarse distintos elementos del hipermercado Carrefour.

Entre sus argumentos, la fiscal alegó que cuando se activa la alarma del lugar no avisa directamente a la Policía sino que es el guardia de seguridad quien debe constatar que se trate de un robo real y pulsar un botón que alerte a las autoridades. Como Hudson había trabajado en ese lugar y conocía el protocolo, era necesario que asesinara a Luján para poder consumar el robo.

La tesis de la defensa oficial del acusado es otra. Graciela Cola no discutió la autoría del hecho de su representado, pero planteó que su intención original fue asesinar a Luján y luego aprovechó la situación para llevarse algunos elementos.

La titular de la Segunda Defensoría de Pobres y Ausentes basó su alegato en que la muerte fue demasiado violenta para un robo -la víctima recibió 16 puñaladas-, ambos se conocían por haber trabajado antes -podrían haber tenido diferencias- y existe un lapso de tiempo entre que Luján es ultimado y Hudson regresa para llevarse elementos. También conjeturó sobre otros detalles como que el acusado no tenía una mochila o un bolso para cometer asalto y que el botín sustraído era escaso. "No iba preparado para robar. En ese caso podría haberlo neutralizado sin la necesidad de matarlo", esbozó.

La magistrada pidió que se cambie la caratula a homicidio simple en concurso con robo, delito que tiene una escala penal de 8 a 25 años. En ese marco, solicitó que sea condenado a 14 años de prisión ya que si bien le favorecía que no tenía antecedentes, le jugaba en contra el modo en que ultimó a la víctima, su edad y la extensión del daño -Luján era joven y tenía un hijo pequeño-.

A las 11 del próximo 1 de marzo, el tribunal presidido por el juez Mateo Bermejo escuchará las últimas palabras del acusado y emitirá su veredicto.

El hecho

El 20 de enero de 2017, Luján se encontraba cumpliendo sus labores de vigilante en el hipermercado Carrefour ubicado en la intersección de San Martín y Rivadavia. A la mañana del día siguiente, su cuerpo fue hallado sin vida con casi una docena de puñaladas.

Al poco tiempo fue capturado Jesús Hudson. La investigación sostiene que ingresó al establecimiento en horas de la tarde, se mantuvo oculto y aprovechó la noche para cometer el robo. Además de asesinar a su excolega -trascendió que la víctima lo ayudaba pagándole los boletos de micro-, sustrajo dinero y elementos de distintos locales.

Dos días después del hecho, el procesado subió una foto en su Facebook disfrutando un lomo con un amigo con total normalidad. Esto y otros elementos hicieron dudar de si era imputable, aunque las pericias psicológicas confirmaron luego que comprendía la criminalidad de sus actos.

Dejanos tu comentario