Diario Uno > Policiales

Encontraron muerto en el penal San Felipe al policía acusado de matar a su pareja en su casa de Godoy Cruz

Por Soledad Segadesegade.soledad@diariouno.net.ar

Te puede interesar...

Sebastián Montivero (32), el efectivo que estaba preso desde enero acusado de matar de un disparo en la cabeza a su pareja Alejandra Yúdica (37) también policía, fue encontrado ahorcado en una celda del penal San Felipe mientras sus compañeros trabajaban. Revisarán las cámaras de seguridad para ver los últimos movimientos del policía.

El hallazgo ocurrió alrededor de las 12.30 de este jueves cuando encontraron a Montivero colgado con una soga trenzada hecha con sábanas en la celda 17, pero él estaba alojado en la 12.

Desde el 17 de enero de este año el policía estaba preso en el módulo 6 de San Felipe, donde están alojados ex integrantes de las fuerzas de seguridad. Estaba acusado de homicidio doblemente agravado.

Sus compañeros de la celda 12 salieron esta mañana a trabajar a la panadería del penal como lo hacen habitualmente y Montivero no salió de la celda.

Cuando los hombres regresaron no lo encontraron, hasta que detectaron que estaba en el piso de arriba, en una celda ocupada por un militar y un policía, que no estaban en ese momento.

El médico llegó al sector inmediatamente, pero sólo pudo constatar que Montivero había muerto.

Las autoridades del Servicio Penitenciario aseguraron que revisarán las imágenes de las cámaras de seguridad para detectar los últimos momentos del interno. Si bien indicaron que no podrán ver lo que hizo dentro de la celda, podrán confirmar si el hombre fue solo.

El hecho

Sebastián Montivero (32) trabajaba en la Unidad Motorizada de Acción Rápida (UMAR). Estaba en pareja con Alejandra Yúdica (37) quien prestaba servicios en la Dirección de Inteligencia Criminal, con quien vivía en el Pasaje Almafuerte al 700, de Godoy Cruz.

En la noche del miércoles 16 de enero discutieron y ella terminó con una herida en un brazo y un disparo en la cabeza. Al llegar al ambulancia Yúdica aún estaba con vida y fue trasladada al Hospital Central, donde murió poco después.

La versión que dio el policía fue que ella estaba acostada mientras discutían. Él sacó su arma de la cartuchera para guardarla cuando se le cayó y se disparó accidentalmente, y la bala dio en la cabeza de la mujer.

Pero las pericias balísticas determinaron que el disparo fue a una distancia de 30 centímetros de la cabeza de Yúdica y que el recorrido fue descendente y no ascendente como hubiese sido si el arma se hubiese disparado al caer.

Por eso, la hipótesis más fuerte para los investigadores fue que ella estaba en la cama mientras peleaban, Montivero sacó su arma y le disparó. Como reflejo la mujer policía quiso cubrir su rostro con una mano y por eso tenía una muñeca herida.

El policía de Motorizada quedó preso desde el día del hecho y al día siguiente fue trasladado al penal San Felipe.