En los últimos años Internet ha sido un caldo de cultivo para la modalidad de estafa piramidal. Ganancias Deportivas y Zoe, son los casos emblemáticos que han tenido víctimas a nivel mundial y Mendoza no sido la excepción. Pero también hubo otras no tan conocidas, como Intense Live. Allí cayeron dos gendarmes de Tunuyán que terminaron con denuncias cruzadas entre ellos y un expediente penal que finalmente terminó archivado.

Intense Live era una empresa digital que a través de su página web y las redes sociales prometía algo seductor: una ganancia del 20% mensual del dinero que la persona invertía. El argumento era que con los aportes compraban vehículos, los equipaban con GPS y los ponían a trabajar en el transporte privado.

intense live.jpg
La página Intense Live que se convirtió en una estafa piramidal.

La página Intense Live que se convirtió en una estafa piramidal.

Una oficial del Escuadrón 28 de Gendarmería Nacional -se reservan las identidades de los protagonistas- estaba metida en el sistema, claro, sin saber que se trataba de una estafa piramidal. Tal como ocurre en los esquemas Ponzi, los primeros inversores obtienen ganancias y empiezan a recomendar el negocio a otras personas, pero cuando ya son varios los aportantes la empresa desaparece con todo el dinero. Y así ocurrió con Intense Live, que se desmoronó a mediados de 2021.

Pero antes de eso, el 12 de abril, la gendarme le comentó a un subordinado la bondadosa ganancia que obtenía mes a mes y lo convenció de que invierta en la empresa digital. Ese mismo día, la víctima depositó aproximadamente 850 mil pesos, la mitad en la cuenta de su superiora jerárquica y el resto en otras cuentas que utilizaron para comprar 6 mil "créditos" en Intense Live. En 45 días ya comenzaría a ver las ganancias, según le prometieron.

► TE PUEDE INTERESAR: Un periodista de incógnito en Generación Zoe: promesas de dinero y felicidad para captar adeptos

Pasaron más de dos mese y nada. Cuando se sintió engañado, realizó una denuncia penal contra la gendarme por estafa. En la presentación judicial explicó que antes los reclamos su jefa le contestó: "Vos sos un pelotudo, ya sos grandecito. Esto es una inversión. A veces se gana y otras se pierde".

El caso comenzó a ser investigado por la Unidad Fiscal del Valle de Uco y el damnificado también se constituyó como querellante, pero todo terminó en la nada. La propia Fiscalía decidió archivar el expediente considerando que el perjuicio del gendarme se produjo por la caída de la empresa digital y no por un engaño de la acusada, quien a la postre también perdió parte de su dinero.

El dictamen de la Fiscalía fue apelado por el abogado del denunciante, pero en reiteradas ocasiones distintos jueces confirmaron el archivo del expediente. La última audiencia se realizó en diciembre pasado donde un magistrado consideró que la víctima incurrió en una "autopuesta en peligro" al no dudar de una empresa desconocida que ofrece una ganancia del 20% mensual, algo que no lo brindan entidades bancarias y ni siquiera las criptomonedas.

► TE PUEDE INTERESAR: "Pensé en suicidarme": Leonardo Cositorto, el líder de Generación Zoe la pasa mal en la cárcel

Temas relacionados: