Diario Uno Policiales

Un joven de 17 años fue apresado en su domicilio ayer por la mañana por orden del fiscal Santiago Garay. Los otros cuatro encarcelados esperan la rueda de reconocimiento y otros estudios para que se defina su situación.

Detuvieron al sospechoso del asesinato del kiosquero de Dorrego

Por UNO

C. Gibilaro y A. Gamerouno_mendoza@diariouno.net.ar

Seguir leyendo

Otro menor de edad fue detenido ayer por la mañana por el crimen del comerciante Luis Berardy y ya son cinco los apresados por el asesinato del hombre de 47 años, ejecutado con un tiro en el pecho el martes pasado en Dorrego.

La pregunta del millón es: ¿están todos vinculados al crimen? Definitivamente no. La fiscalía lo sabe y apuesta a los ADN de cabello hallado en una gorra que habría perdido uno de los delincuentes y a la rueda de identificación de personas para desentrañar el misterio.

Al menos tres de ellos están sobrando, y eso tomando la hipótesis más optimista de que entre ese puñado de sospechosos están los dos delincuentes que asaltaron y balearon a la víctima mortal delante de sus hijos y una  clienta.

Según los detectives, contra los cinco hay algún elemento incriminatorio en el expediente.

Se trata de indicios que los ponen bajo sospecha, como algún testimonio, alguna prenda secuestrada que coincide con las descriptas por los testigos, alguna herida, la cercanía de sus domicilios respecto del negocio, entre  otros. Pero ninguno de esos indicios son esclarecedores ni concluyentes.

En el caso del quinto detenido, se rumorea un terminante señalamiento como autor del asesinato.

Esto es algo que ya se había dicho también sobre los dos primeros apresados, los hermanos Gonzalo y David Barrio, que  fueron imputados por el fiscal Santiago Garay y que piden a gritos ir a rueda de reconocimiento porque aseguran no tener nada que ver.

Lo que sea que hayan tenido de información los investigadores merituó que ellos y el fiscal trabajaran sábado y domingo para asegurar que el procedimiento fuera exitoso ayer a la mañana.

El último caído

A seis cuadras del minimarket asaltado donde mataron a Luis Berardy vive el menor de 17 años que la policía se llevó detenido ayer.

La investigación siguió así la misma tónica que con los anteriores sospechosos, quienes  también viven muy cerca.

Los hermanos Barrio, de 24 y 26 años, fueron apresados la misma noche del homicidio, en su domicilio, a unos 200 metros del local comercial.

En tanto otros dos hermanos, también menores de edad y detenidos el jueves  pasado, residen cerca de la zona.

La hora de las definiciones

Todo lo hecho para esclarecer la muerte de Luis Berardy dependerá ahora de los estudios forenses y de las rondas de reconocimiento para encontrar la luz.

Eso será a partir del miércoles que viene, cuando se regrese del fin de semana largo.

Para ese día está previsto, si no hay una nueva negativa, que los hijos de la víctima vayan a tribunales para la rueda de identificación de personas pendiente.

Hasta aquí la única que pasó por esa medida fue la clienta que estaba en el local al momento del asalto.

La mujer no reconoció a los hermanos Barrio cuando se los pusieron adelante. Habría afirmado categórica que eran mucho más jóvenes.

Tampoco identificó luego a los hermanos menores de edad detenidos el jueves y  todavía le falta ver al apresado ayer.

Resta la respuesta de los hijos de Berardy, quienes por la dolorosa pérdida no han tenido la entereza para concretar esta medida.

Si estos reconocimientos no prosperan, a la fiscalía le quedarán los exámenes de ADN.

Y también alguna que otra prueba aleatoria como el dermotest, que determina si una persona disparó un arma recientemente.