Diario Uno Policiales jueza
En Chubut

Descubrieron a una jueza a los besos con un detenido acusado de homicidio

El hecho sucedió en Chubut cuando la magistrada fue grabada junto con un hombre acusado del homicio de su hijo de 9 meses y de un policía

Por UNO

Un escándalo en Chubut tuvo como protagonista a la jueza Mariel Alejandra Suárez y a un detenido acusado a prisión perpetua. El hecho sucedió en el Instituto Penitenciario Provincial (IPP) de Trelew el 29 de diciembre pasado a las 16.40. En ese momento llegó la magistrada al lugar y se fue casi 3 horas después tras visitar al detenido durante el horario de visita.

Todo cambió cuando vieron las filmaciones de las cámaras de seguridad del lugar. En las imágenes se ve a la magistrada a los besos con el condenado por un tribunal que ella misma integró por lo que fue sumariada. El Superior Tribunal de Justicia de Chubut ordenó iniciar actuaciones administrativas contra la jueza por “conductas inadecuadas”.

El detenido en cuestión es Cristian Omar Bustos, alias Mai, condenado a perpetua en Esquel por matar a un policía en 2009. La condena salió en diciembre por un tribunal que integraba, precisamente, la jueza Suárez: ella votó en disidencia.

Bustos está condenado a perpetua por asesinar a su hijo cuando tenía 9 meses. El hecho sucedió en el 2007, pero el acusado huyó del lugar y fue recapturado dos años después en una situación que terminó con la muerte de un policía. El 23 de diciembre pasado, Bustos fue nuevamente condenado a perpetua en este caso por el crimen del policía. El Tribunal de enjuiciamiento estuvo integrado por la conjueza local Ximena Miranda Nastovich y las juezas María Laura Martini y, justamente, Mariela Suárez de Comodoro Rivadavia.

Una jueza a los besos con un preso al que había condenado

El bochornoso hecho con la jueza que lo condenó se conoció a través de la seguridad interna del instituto penitenciario quien denunció ante la autoridad superior lo sucedido entre la jueza y el condenado. Se besaron, se abrazaron, compartieron comida y tomaron mate, algo “prohibido de compartir en virtud de la pandemia que se cursa”, reza el denunciante en la denuncia a la que tuvo acceso ADN Sur.

A raíz de una comunicación formal dirigida a los Ministros en feria se tomó conocimiento de un encuentro requerido por una jueza penal de la circunscripción de Comodoro Rivadavia y un recluso alojado en dicho centro penitenciario, considerado de alta peligrosidad y recientemente condenado en el marco de un juicio oral y público sustanciado en la ciudad de Esquel”, explica un comunicado del Poder Judicial.

Y cierra: “De los datos comunicados desde el IPP surgen que la jueza habría incurrido en conductas inadecuadas para un magistrado. Las actuaciones se dirigen a dilucidar las circunstancias de dicha reunión entre una magistrada y un condenado, el tenor del encuentro, su extensión en el tiempo y las características del mismo, que puedan implicar violaciones a la Ley de Ética Pública y/o al Reglamento Interno General del Poder Judicial”.

Temas relacionados: