Las próximas horas serán claves para avanzar en la causa del crimen entre hermanos que ocurrió el fin de semana pasado en el Sur provincial. Las autoridades esperan una prueba vital para definir si el único sospechoso puede afrontar la investigación penal.

Te puede interesar...

Carlos Ledezma, de 22 años, fue detenido cuando promediaba la tarde del domingo pasado. Desde hacía más de 24 horas que estaba sospechado de cometer un crimen en General Alvear, donde la víctima fatal fue su hermano, José Luis Ledezma (26).

El asesinato ocurrió en las primeras horas del sábado, en el domicilio donde ambos vivían en calle Las Heras de la localidad de Bowen. Según la primera reconstrucción, el crimen entre hermanos se desató luego de una noche donde ambos compartieron algunas bebidas alcohólicas, protagonizaron una discusión verbal y el primogénito terminó con una puñalada en el tórax.

Desde el primer momento, el fiscal departamental Martín Castro tiene al hermano menor de José Luis Ledezma como el principal sospechoso. Pero tras su captura, surgió un inconveniente para la causa penal: el joven padece un retraso mental.

Ante esta situación, el magistrado ordenó que se realice una pericia psiquiátrica para determinar si Carlos Ledezma es imputable. Es decir, si al momento de presuntamente cometer el asesinato entendía que se trataba de un delito.

Fuentes ligadas a la causa adelantaron que todo parece indicar que el problema mental sería leve, pero serán los profesionales quienes den el veredicto final. Si el informe psiquiátrico determina esto, el sospechoso será imputado por homicidio simple y arriesgará una pena de 8 a 25 años de cárcel.