Diario Uno > Policiales > remisero

Crimen en El Calafate: el remisero recibió más de 40 puñaladas

El remisero asesinado dentro de su vehículo en llamas en El Calafate, recibió más de 40 puñaladas, según la autopsia. El detenido se fugó y fue recapturado

El remisero que fue hallado asesinado el lunes pasado dentro de su auto que estaba en llamas en la ciudad santacruceña de El Calafate recibió "mas de 40 puñaladas", una de ellas en el corazón. Así lo determinó la autopsia a la que fue sometida el cadáver y cuyo resultado preliminar fue incorporado al expediente en la últimas horas, informaron fuentes judiciales.

En tanto, el juez penal a cargo de la causa, Carlos Narvarte, confirmó a Télam que el único sospechoso detenido por el crimen del remisero Héctor Fabián Esponda, de 53 años se fugó en la madrugada de este miércoles de la comisaría en la que se hallaba alojado, aunque fue recapturado tres horas más tarde.

Te puede interesar...

El Cuerpo Médico Forense de Río Gallegos envió al juez Narvarte el resultado preliminar de la autopsia, que reveló que el cadáver de Esponda presentaba "más de 40 heridas cortopunzantes" en distintas partes del cuerpo, una de las cuales le afectó el corazón y le provocó la muerte.

Además, los forenses determinaron que no había signos de defensa, por lo que los investigadores presumen que fue atacado por sorpresa.

El magistrado indagó este miércoles al detenido Luis Antonio Sanfelippo, de 34 años, por el delito de "homicidio doblemente agravado por alevosía y ensañamiento", pero el imputado se negó a declarar.

Luego, la defensa de Sanfelippo presentó un pedido de excarcelación, pero el juez Narvarte lo rechazó y ahora tiene diez días para resolver su situación procesal.

En declaraciones a Télam, el juez confirmó que Sanfelippo se fugó cerca de las 2.30 de la madrugada de la comisaría 2ª de El Calafate, donde permanecía detenido e incomunicado.

Según el magistrado, el hombre aprovechó un descuido de los policías que lo mantenían encerrado en una habitación y huyó esposado por una ventana que estaba abierta.

De inmediato, la policía montó un operativo de seguridad y tres horas después logró recapturar a Sanfelippo sobre la avenida Juan D. Perón, cerca de Parque Belgrano.

Los investigadores creen que Sanfelippo y el remisero Esponda se conocían de antes y uno de los móviles del crimen apunta a un robo, ya que en el lugar no fue hallado ni el teléfono celular ni la billetera de la víctima.

Un peritaje realizado en el teléfono celular del detenido reveló que la noche del lunes último, Sanfelippo se comunicó con el teléfono de Esponda, aparentemente para solicitar un viaje.

Un vecino de la casa donde vive el detenido, en la calle Virginia Gallardo 153, contó a los investigadores que esa noche escuchó una fuerte discusión entre dos hombres que provenían de esa vivienda y que, momentos más tarde, escuchó salir un auto.

Además, el juez determinó que, horas después, el sospechoso "llamó a un remís que lo levantó cerca del lugar donde se prendió fuego el auto y llamó otra vez al mismo remís horas posteriores".

Esponda apareció muerto en la madrugada del lunes en el asiento trasero del automóvil Chevrolet Corsa que manejaba para la agencia Lago Argentino.

Efectivos de Bomberos lo encontraron a las 2.30 al acudir ante el llamado de un vecino porque en la calle 102 del barrio Manantiales de esa villa turística se estaba incendiando un auto que se hallaba estacionado.

Tras las primeras investigaciones, los pesquisas lograron la detención del sospechoso Sanfelippo en horas de la mañana de ese lunes.

Los primeros informes también arrojaron que el incendio en el automóvil tiene “indicios de intencionalidad, producido con un elemento combustible, sin acelerante, y se inició en el asiento delantero del acompañante”.