Policiales Jueves, 5 de julio de 2018

Cayó un adolescente por el crimen del joven premiado por la NASA

La detención se produjo en la noche del martes, cuando el menor, llamado Lucas, se encontraba a bordo de un micro que se desplazaba cerca del kilómetro 100 de la Autopista Rosario-Santa Fe.

El adolescente de 17 años que era buscado como autor material del crimen del joven ingeniero Juan Cruz Ibáñez, en su departamento de la ciudad de Rosario, fue detenido cuando escapaba en un ómnibus rumbo a Chaco.

La detención se produjo en la noche del martes, cuando el menor, llamado Lucas, se encontraba a bordo de un micro que se desplazaba cerca del kilómetro 100 de la Autopista Rosario-Santa Fe.

El arresto estuvo a cargo de efectivos de la Policía de Rosario, que investigaba el asesinato del profesional de 23 años que había sido galardonado por la agencia especial estadounidense NASA.

El joven era buscado por el asesinato cometido el viernes pasado y ya había sido allanada la casa de su hermana, en Chacabuco al 4.200, donde se encontraran elementos pertenecientes a la víctima.

En ese momento se habían obtenido datos que indicaban que el prófugo se refugiaba en la casa de unos amigos, en la zona sur de la ciudad, y después se conoció que iba intentar huir a otra provincia.

El micro que llevaba al presunto autor fue interceptado por una brigada integrada por seis policías, que contaron con ayuda de efectivos de la Unidad Regional de San Lorenzo. El menor se entregó sin oponer resistencia y fue trasladado a Investigaciones.

Ibáñez fue asesinado de varias puñaladas el viernes en su departamento. El cuerpo del ingeniero fue hallado después de que una vecina llamara al teléfono 911, alertada porque un joven le había golpeado la puerta y exigido la entrega de las llaves del portón de salida para retirarse del edificio.

Se cree que antes el delincuente ultimó a Ibáñez de dos puñaladas, además de provocarle diversos cortes en el cuerpo, y finalmente se hizo de varios elementos de valor, además de la llave del auto de la víctima.

El atacante había trepado por una reja y entrado al la propiedad por un balcón que se encontraba abierto. El ladrón intentó en forma infructuosa romper el portón del edificio al impactarlo con el auto, hasta que desistió e intentó obtener ayuda de una vecina para salir del edificio.

Ibáñez era un estudiante avanzado de informática y trabajaba en una empresa del rubro.