Diario Uno Policiales

Los domicilios que lindan con un descampado son los preferidos por los ladrones. Las alarmas comunitarias se vuelven cada vez más populares.

Baldíos complicados: los utilizan en el 50% de los robos en viviendas

Por UNO

Por Orlando Tirapu otirapu@ciudadanodiario.com.ar

Seguir leyendo

La mitad de los robos domiciliarios de los últimos tiempos fueron perpetrados accediendo a las viviendas desde baldíos. Por otro lado, en Mendoza aumentaron los ilícitos en casas deshabitadas. En tanto, cada vez más barrios instalan alarmas comunitarias.

Las últimas casas del barrioDe acuerdo a los informes policiales referidos a hurtos domiciliarios, el 50% de los hogares que se ubican en las fronteras de los barrios son las más robadas.

Al respecto, Iván Robledo, especialista en este tipo de hechos y colaborador permanente de la Policía de Mendoza, dijo a diario El Ciudadano: “Más importe que determinar un lugar para entrar, estos delincuentes prefieren analizar lugares para escapar. Es por eso que las casas que dan a un descampado son las más vulnerables”. Al mismo tiempo, estos domicilios no cuentan con vecinos en todos sus costados que puedan dar aviso a la Policía. “Esta falta de testigos también es tenida en cuenta por los ladrones, que confían en la tranquilidad que brinda una medianera que da a la nada. Además, muchas veces se hacen esperar con vehículos que se estacionan en los mismos descampados a la espera de los otros cómplices que vienen con el botín”.

Más casas robadasSi bien otras modalidades de robo bajaron durante los últimos meses, distinto es el panorama en cuanto a robos domiciliarios. Según un relevamiento de las dependencias de investigación de la Policía, éstos aumentaron en los primeros meses de este año 7% en relación al último semestre de 2012. En el desglose departamental, al igual que en el robo de autos en la vía publica, primero se ubica Godoy Cruz, seguido de Las Heras, Guaymallén y Ciudad.

Este incremento es más que llamativo y novedoso, ya que por lo general el número de casas robadas aumenta durante el verano. “Durante la temporada estival, la gente permanece menos encerrada y también se va de vacaciones. Pero la verdad es que hoy por hoy estamos percibiendo aumentos en temporadas en las que las personas prefieren quedarse encerradas al calor del hogar”, explica Robledo.

Más que suerte, con alarmasLos mendocinos decidieron consolidar un sistema de alarma comunitaria para sentirse protegidos. Los recientes y resonantes casos de “entraderas" ocurridos en el Gran Mendoza hizo repuntar este tipo de mecanismo anti delito, cuya principal característica es la solidaridad.

En este sentido, la cantidad de barrios con sistema de alarma comunitaria aumentó en casi un 60% en los últimos cuatro años en toda la provincia, según datos suministrados por el Ministerio de Seguridad.

Los departamentos que encabezan la lista son Godoy Cruz y Guaymallén, con 265 y 102 barrios, respectivamente.

Las alarmas comunitarias nacieron como política de Estado en materia de seguridad en julio del 2000 de la mano del ministro Leopoldo Orquín (UCR). Pero la idea no surgió en el Gobierno, sino de los propios vecinos de los barrios más populosos, como el Santa Ana de Guaymallén o el Supe de Godoy Cruz.

En 2008, ocho años después de su irrupción, la presencia de estos elementos en los barrios de la provincia sumaba 306, con un total de 9.335 viviendas protegidas.

Fuente: Diario El Ciudadano.