Diario Uno Policiales

El fiscal solicitó peritajes psicológicos a Jaquelina Rojas (26) para saber si al momento de asesinar de una puñalada a Marcelo Postigo (23) comprendía lo que estaba haciendo. La respuesta del forense determinará si la mujer es inimputable.

Aún no fue imputada por homicidio la mujer del hombre asesinado en Maipú

Por UNO

Por Leonardo Otamendiotamendi.leonardo@diariouno.net.ar

Seguir leyendo

Este lunes una mujer de 26 años mató a su concubino, de 23, en Maipú de una puñalada en el pecho. Si bien quedó aprehendida aún no fue acusada por homicidio. El fiscal solicitó exámenes psicológicos para determinar si ella es inimputable o no.

La historia entre Jaquelina Rojas y Marcelo Postigo parece haber tenido muchos momentos violentos. Hay algunos de estos hechos que están registrados en la Justicia y otros que sólo dan cuenta los familiares.

El fiscal de Luján-Maipú se interiorizó que en 2011 Rojas denunció a su concubino por haberla golpeado y la causa ya estaba elevada a juicio. Ese mismo año, que rompieron la relación, la mujer no le dejó ver más a sus hijos y por ello Postigo la denunció por impedimento de contacto. En 2011, ella lo denunció a él por amenazas y un año más tarde lo volvió a acusar por lesiones. Por otro lado, la hermana de la víctima aseguró que Jaquelina apuñaló dos veces a su hermano pero que no fue denunciada.

El magistrado decidió antes de acusar a Rojas que sea examinada psicológicamente por el Cuerpo Médico Forense. Este martes fue entrevistada por los profesionales y el miércoles tendrá otra sesión. Los peritos le elevarán un informe a Ticheli sobre el estado de salud mental de la mujer y sobre su estado al momento del crimen.

El fiscal quiere saber, primero, si Rojas es o no imputable. En el caso de que lo sea, el informe psicológico le servirá para establecer si la sospechosa tenía plena comprensión de lo que estaba haciendo.

Jaquelina podría ser declarada inimputable o que el fiscal considere que existió una circunstancia extraordinaria atenuante y la calificación del delito de homicidio sea otra. Por ello la pena podría variar desde la prisión perpetua hasta el homicidio simple, que tiene una mínima de 10 años y una máxima de 25.