Un peligroso delincuente fue capturado en el centro mendocino a plena luz del día, cuando manejaba una camioneta robada. Había sido detenido en marzo del año pasado, pero a los pocos días escapó con otros hombres. Estuvo preso, cumplió condena, pero en libertad se lo vinculó en varios asaltos. Creen que está vinculado a una banda de delincuentes que tiene a maltraer a la Policía.

Pablo Morales Rondino, de 32 años, más conocido en el mundo del hampa como el Piojo, fue capturado el lunes cerca de las 12.30, cuando circulaba en una Toyota Hilux robada por calle Salta, entre Buenos Aires y Entre Ríos, de Ciudad.

Seguir leyendo

Era hora pico cuando personal de Búsqueda de Prófugos estaba tras sus pasos, y activaron el operativo para atraparlo, lo que provocó demoras en el tránsito, además del enojo de los conductores que no entendían lo que pasaba.

Morales Rondino se resistió a ser detenido, pero los efectivos no permitieron que volviera a escaparse, ya que tiene algunas fugas en su haber.

En marzo del 2020, a pocos días que se estableciera el aislamiento y la cuarentena por la pandemia de Covid, el Piojo fue detenido tras un allanamiento en una casa de calle Tapón Moyano al 2.200, de Guaymallén, donde encontraron un auto que era buscado luego de un asalto en el que delincuentes robaron 350 mil dólares.

Además de estar sospechado por participar en ese hecho, Morales tenía un pedido de captura del 2018 por otros robos que habría cometido, y quedó detenido. Fue trasladado a la Alcaidía N° 1, ubicada al lado de la Comisaría 33, en el interior del barrio San Martín, de Ciudad.

Pero la situación se complicó pocos días después, el 30 de marzo, cuando los penitenciarios hicieron la recorrida habitual y detectaron que faltaban cuatro detenidos que escaparon por una ventana luego de romper la reja del baño sin que nadie lo notara.

A pesar del operativo que se montó en la zona, no encontraron a ninguno de los hombres durante ese día, y sus rostros se difundieron por todos lados.

Durante un año, los investigadores recapturaron a tres de ellos, y solo faltaba Pablo Morales Rondino. Un un año y medio más tarde, finalmente fue atrapado, y quedó alojado en la Comisaría 3°, de calle Rioja y Catamarca, del centro, donde quedó a disposición de la Justicia.

comisaria-tercera.jpg
Pablo Morales Rondino quedó detenido en la Comisaría 3, de Capital.

Pablo Morales Rondino quedó detenido en la Comisaría 3, de Capital.

También es sospechoso de haber participado en el asalto cometido al dueño de Cervantes Gas, en Godoy Cruz, a quien una banda de ladrones le hicieron creer que tenían a su hijo secuestrado, por lo que la víctima les entregó en mano $280 mil y varias herramientas en forma de pago.

Luego, su hijo llegó al negocio en perfecto estado de salud y sin saber qué había pasado, por lo que el hombre cayó que había sido víctima de un engaño.

Debido a estos hechos, es que los investigadores sospechan que el Piojo lidera una peligrosa banda de ladrones que comete este tipo de asaltos.

Prontuario

Pablo Morales Rondino ingresó al penal en marzo del 2011, y en noviembre de ese mismo año fue condenado a 7 años por un robo agravado por el uso de arma de fuego.

carcel penal boulogne sur mer.jpg
Penal Boulogne Sur Mer, en Capital.

Penal Boulogne Sur Mer, en Capital.

En 2015 consiguió el beneficio de salidas transitorias, pero en septiembre salió y no regresó. Se montó inmediatamente un operativo y a los dos días fue encontrado y llevado de nuevo a la penitenciaría, y se le suspendió su beneficio.

En mayo de 2016 salió en libertad, y no volvió a ingresar al penal, aunque durante sus años en libertad fue sindicado como autor de varios robos.