Diario Uno Policiales
Quedó imputado por robo agravado uno de los antiguos empleados de la estación de servicio Centro. El hombre actuó con dos cómplices que viajaron desde Río Negro. La policía viajó al Sur y efectuaron 10 allanamientos. 

A casi un año del millonario robo a una estación de servicio en Alvear, la policía esclareció el hecho

La investigación del millonario atraco a la estación de servicio Centro en Alvear llegó a su fin. Tras 11 meses de una intensa labor, la división Investigaciones dio con la persona que facilitó el trabajo y en parte es el autor intelectual del robo en el que hubo un botín de 300 mil dólares, 200 mil pesos en efectivo, joyas y armas de fuego.

Se trata de uno de los empleados de Norberto Martínez (75,) que trabajaba en la expendedora de combustible ubicada en avenida Libertador Norte y Aristóbulo del Valle a 200 metros del kilómetro cero de Ciudad.

El hombre desapareció a los pocos días del robo y se recluyó en General Roca (Río Negro) donde está afincada parte de su familia. Aparentemente de esa localidad rionegrina son los dos cómplices que trajo especialmente para que perpetraran el robo en la madrugada del 7 de diciembre de 2012.

El empleado, de 28 años, compareció ayer al medio día ante el juez de Instrucción Néstor Murcia, quedó imputado por robo agravado y recuperó la libertad al no tener causas pendientes con la justicia.

“Después de varios meses de investigación podemos decir que ese hecho está esclarecido”, confió el subcomisario Pedro Constanzo, jefe de la unidad Investigativa de Alvear.

Los sospechosos de siempre

Desde el inicio del caso, la policía dirigió la investigación hacia el círculo más cercano al dueño dentro de la estación de servicio. Los principales sospechosos eran el encargado y los bomberos.

Es que nadie podía entender como los delincuentes ingresaron a la habitación detrás del minimarket sin forzar el candado y después destrozaron con amoladoras y una maza la inmensa bóveda mientras del otro lado de la pared había una persona para la atención al público porque el negocio permanecía abierto durante las 24 horas.

Con el correr de los meses, la causa se fue desdibujando y hubo infinidad de pistas que terminaron en un callejón sin salida. Y cuando todo estaba perdido, recibieron un dato que los condujo directo hacia el imputado. 

Según fuentes policiales, los registros telefónicos fueron fundamentales para unir las piezas. El día anterior, la noche que se cometió el atraco en la que estuvo de turno el empleado sospechado y la mañana siguiente, el imputado efectúo varias llamadas a celulares de Roca. También les permitió establecer que los cómplices del empleado partieron hacia el Sur inmediatamente completaron el trabajo.

A principios de semana una delegación de la policía local se instaló en Río Negro y efectuó al menos 10 allanamientos. Si bien no pudieron dar con los compañeros del robo, secuestraron varios artículos que habrían sido sustraídos de la estación de servicio y se anoticiaron que tuvo una condena en el Sur por robo que quedó en suspenso.

El sujeto habría reconocido su participación en el hecho pero según trascendió, aseguró que no había tanto dinero como se dijo y se negó rotundamente a delatar a las otras dos personas que lo asistieron por temor a las represalias.

 Embed      
En la estación. Norberto Martínez acompañó al juez Néstor Murcia y la policía durante la reconstrucción del robo
En la estación. Norberto Martínez acompañó al juez Néstor Murcia y la policía durante la reconstrucción del robo

Seguir leyendo