Diario Uno > Policiales > Thiago Almada

Almada y Brizuela, imputados por violación: "Le dije a Thiago ¡basta! e intenté irme"

La joven que denunció un abuso sexual durante una fiesta organizada por jugadores de Vélez involucró de manera directa a Thiago Almada y a Miguel Brizuela

La joven que denunció haber sido víctima de un abuso sexual en una fiesta organizada por jugadores de Vélez amplió su testimonio a fines de diciembre. La Justicia, con su declaración, decidió imputar en la causa a los futbolistas Thiago Almada y Miguel Brizuela.

Te puede interesar...

La denunciante apuntó de manera directa contra Almada y Brizuela. Su amiga es quien ubica en la escena a Acuña.

Dio detalles del contexto de la fiesta, dijo que había alcohol y drogas y que tanto Centurión como Lucero, los otros dos jugadores que estaban en el lugar, le negaron asistencia.

La mujer afirmó que consintió en subir a una habitación para tener relaciónes con Thiago Almada pero que en un momento comenzó a sentirse mal y quiso irse.

La denunciante, de 28 años, aseguró que en un momento ingresó Brizuela, al que intentó apartar sin éxito del acto y, junto a otra mujer, los tres comenzaron a realizarle prácticas sexuales sin su aprobación.

"En un momento siento que abren la puerta e ingresan dos personas más: Brizuela y una morocha grandota de pelo negro. Escucho que Thiago habla con ellos, que se asoman. Me sentía mareada, mal. Eso no me gustó. Le dije a Thiago ¡basta! e intenté irme", relató la joven de manera virtual.

Según pudo reconstruir, esas dos personas (Brizuela y la mujer) ingresaron a la habitación y abusaron de ella junto a Almada: "Comencé a sentirme mal, muy mal, y nuevamente dije 'basta, basta, no quiero más', no me sentía bien. 'Me siento mal', dije, pero ellos continuaron. Yo recuerdo que no podía salirme. Mi cuerpo no respondía".

"Siento que vuelven abrir la puerta, que había más personas en la habitación, sentía manos que me penetraban y manoseaban, personas que entraban y más tarde salían de la habitación", describió su calvario.

Fue entonces cuando una de las amigas de la víctima entró a la habitación y la rescató. Esta persona identificó a un "pelado", que sería el prófugo Acuña, subiéndose los pantalones y riéndose.

Cuando volvió a declarar, aclaró que era la segunda vez que ingresaba. Que la primera vez vio a su amiga en una situación sexual junto a Almada, una mujer y otro hombre pero que le pareció que estaba bien y se fue.

Todo ocurrió el 4 de diciembre pasado, cuando en la casa del delantero Juan Martín Lucero en un country de San Isidro se llevó a cabo una fiesta.