País Lunes, 2 de abril de 2018

"Sentí una responsabilidad enorme" por los cuerpos de soldados argentinos, dice un militar inglés

El coronel británico Geoffrey Cardozo fue encargado de sepultar los cuerpos de los soldados argentinos muertos en la guerra de Malvinas y habló con una radio porteña.

El coronel británico Geoffrey Cardozo, quien fue encargado de sepultar los cuerpos de los soldados argentinos muertos en la guerra de Malvinas, dijo hoy que sintió "una responsabilidad enorme" cuando emprendió esa tarea.

Afirmó además que simplemente hizo lo mismo "que hubiera hecho un argentino por los ingleses" en esa situación.

En una entrevista emitida por radio Continental, Cardozo relató la tarea que le encomendaron 36 años atrás, cuando llegó a Malvinas para ocuparse de la disciplina de las tropas británicas que acababan de finalizar la guerra.

"Cuando yo estuve al lado de un soldado argentino muerto que no tenía su madre, que no tenía sus amigos porque los soldados argentinos habían regresado todos al continente, yo sentí una responsabilidad enorme", afirmó.

El ahora coronel británico dijo que él "no sabía" que iba a encargarse de los cuerpos de los argentinos, porque no era su papel, pero que cuando comenzaron a aparecer los "héroes argentinos" en diferentes partes de la isla, se comunicó con sus superiores y le encomendaron esa tarea.

"Llamé a Londres para que me manden un ataúd para cada chico con tres bolsillos", sostuvo, porque explicó que como muchos cuerpos no tenían sus chapas identificatorias de rigor, él los enterró con todas sus pertenencias.

"Era una idea muy buena, porque yo pensaba que 3 o 4 años después tendríamos la oportunidad de exhumarlos para ver quiénes eran", contó.

Sin embargo el proceso recién pudo llevarse adelante el año pasado, cuando 90 soldados (de un total de 121 tumbas exhumadas) fueron identificados gracias al trabajo del Comité Internacional de la Cruz Roja y el Equipo Argentino de Antropología Forense, tras un acuerdo político entre los gobiernos de Argentina y el Reino Unido.

El mes último, cerca de 200 familiares de esos 90 soldados viajaron al cementerio de Darwin para reencontrarse por primera vez con los restos ahora identificados de sus seres queridos y Cardozo acompañó esa comitiva.

"No pensé que iba a tomar tanto tiempo, es una lástima porque hay muchos padres que ya no están aquí, que están muertos. Pero vamos para adelante porque hay otros chicos que deben ser identificados", sostuvo.

Al ser elogiado por su tarea, opinó que hizo "exactamente la misma cosa que hubiera hecho un argentino por los ingleses" porque "era un trabajo lógico y con humanidad".

"Para mí eran mis chicos porque eran huérfanos. Ahora tienen madre y padre, no eran huérfanos", puntualizó.