País Martes, 30 de octubre de 2018

Los abogados de Lázaro Báez buscan impedir el avance del juicio

Durante la primera jornada en Comodoro Py, los defensores recusaron al juez Uriburu por "temor de imparcialidad" entre varios puntos.

El detenido empresario Lázaro Báez comenzó este martes a ser juzgado en debate oral y público junto otras 24 personas por lavado de activos, siendo el primer proceso que afronta por sus lazos con el kirchnerismo y la obra pública.

Entre los involucrados están Báez, sus hijos Luciana, Melina, Martín y Leandro; el mediático y "arrepentido" Leonardo Fariña; el financista Federico Elaskar; y Fabián Rossi, por las maniobras realizadas a través de la financiera SGI, conocida como "La Rosadita", que se hizo conocida cuando salieron a la luz videos en los que se contaba dinero.

En la denominada Sala AMIA de los tribunales de Comodoro Py, el Tribunal Oral Federal 4, integrado por Gabriela López Iñíguez, Guillermo Costabel y Adriana Palliotti, emprendió el primer juicio contra Báez, que está detenido desde abril de 2016 con prisión preventiva por orden del juez federal Sebastián Casanello.

Allí, se dio lectura al requerimiento de elevación a juicio hecho por la Fiscalía a cargo de Guillermo Marijuan y las querellas de la Unidad de Información Financiera (UIF) y la Oficina Anticorrupción (OA).

Al inicio de la audiencia, Báez se mostró por momentos sonriente y saludó a cada uno de los hijos: Martín se sentó a su lado, mientras que los otros tres se ubicaron unos bancos detrás.

El empresario, junto al contador Daniel Pérez Gadín y al abogado Jorge Chueco, ambos con prisión preventiva, fueron custodiados de cerca por personal del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

En el juicio no hay ex funcionarios públicos en el banquillo de los acusados, ya que el caso del ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray recientemente fue elevado al Tribunal Oral, con lo cual su juzgamiento será posterior; mientras que la ex presidenta Cristina Kirchner fue indagada y resta que el juez Casanello defina su situación procesal.

Tras la lectura del requerimiento, que llevó más de dos horas, los abogados de las defensas hicieron una serie de planteos para impedir el avance del juicio oral y público.

Báez, a través del abogado Víctor Hortel, reiteró el pedido hecho este lunes por escrito de suspender el juicio en su contra, al recusar al juez Rodrigo Giménez Uriburu, cuarto integrante del Tribunal, por supuesto "temor de parcialidad".

Ante el TOF 4, el letrado reclamó también la nulidad del requerimiento fiscal porque -según dijo- se ha omitido enviar a juicio a las personas jurídicas de las empresas Austral Construcciones, SGI y Top Air, entre otras.

A los planteos de Báez se sumaron los de las defensas de Chueco, a través de su defensor Eduardo Chita, quien recordó que parte de la causa aún se sigue investigando y ello puede afectar el desarrollo del juicio.

También presentaron sus pedido Pérez Gadín, el empresario Jorge Molinari, Julio Mendoza y otros.

La lista de acusados la completan Walter Zanzot, Julio Mendoza, Claudio Bustos, Eduardo Larrea, Walter Carradori, Mario Acevedo Fernández, Daniel Bryn, Juan Pisano Costa, Sebastián Pérez Gadín, Alejandro Ons Costa, César Fernández, Jorge Cerrota, Christian Delli Quadri, y Eduardo Castro.

En el proceso se lo acusa al empresario de "haber conformado una estructura jurídica, societaria y bancaria en la Argentina y en el extranjero, con el fin de canalizar, convertir, transferir, administrar, vender, disimular y/o poner en circulación en el mercado fondos de procedencia ilícita" para "convertirlos e integrarlos al circuito económico formal bajo apariencia de licitud, al menos durante el período comprendido entre los años 2010 y 2013".

Además, Báez está acusado por múltiples hechos de lavado de dinero así como por utilización de facturas truchas para justificar gastos millonarios.

Más noticias