País Miércoles, 8 de agosto de 2018

El aborto legal fue rechazado

Finalmente el Senado nacional decidió rechazar el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que ya contaba con media sanción, por 38 votos contra 31. De esta manera, la norma no podrá ser presentada nuevamente hasta marzo de 2019.

Desde el comienzo de la sesión, los números eran favorables al rechazo a la norma. Esto se había visto confirmado desde que el grupo "antiabortista" había rechazado incluso la posibilidad de un segundo despacho que tuviese modificaciones. Finalmente los números quedaron confirmados con el paso de las horas y el transcurso del debate, que igual que en Diputados, dejó varias frases polémicas.

Durante el debate se repitieron varios argumentos ya escuchados en la cámara de Diputados, varios de ellos, incluso desmentidos por autoridades médicas, pero eso no evitó que algunos miembros de la Cámara Alta los volvieran a repetir.

Incluso, la vicepresidenta Gabriela Michetti protagonizó un par de polémicas. La primera, al insultar, sin darse cuenta de que el micrófono estaba encendido, a un senador que le recriminó que cortara los discursos de legisladores que se encontraban a favor, como la mendocina Pamela Verasay y no hiciera lo mismo con aquellos que estaban en contra y también sobrepasaban los diez minutos.

La segunda polémica fue cuando le pidió a los senadores votar antes de las 22, lo que para algunos fue una recomendación para asegurarse que no se perdieran votos contra el no.

Hubo una última tras la votación. Con la sesión ya levantada, se escuchó a Michetti por el micrófono abierto un "vamos todavía, vamos", festejando el rechazo.

Sin embargo, las polémicas habían comenzado desde la mañana cuando un grupo de diputadas que se encontraban a favor, no podían ingresar a uno de los salones del Congreso.

Estas continuaron en el recinto cuando el senador Rodolfo Urtubey (BJ-Salta) afirmó: "Hay algunos casos donde la violación no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer, sino que a veces es un acto no voluntario con una persona que tiene una inferioridad absoluta de poder frente al abusador, donde no se puede hablar de violencia pero tampoco de consentimiento", dijo.

Fue la mendocina Anabel Fernàndez Sagasti (FPV) la encargada de responderle: "No podemos dejar pasar que haya la mínima duda. Todos los presentes estimamos que si es una violación, es violenta. Es algo que se cae de maduro", lo cruzó. "Nos estamos retrasando tanto en el tiempo sin pensar en las consecuencias que pueden tener estas palabras", agregó.

Lo que puede pasar en el futuro

Con el rechazo ya confirmado, no podrá tratarse nuevamente hasta marzo de 2019, ni este proyecto ni uno igual.

No obstante, desde el gobierno nacional se podría promover una modificación en el Código Penal para despenalizar el aborto, aunque no hacerlo legal.

En sus artículos, esta reforma propondrá que un juez podrá eximir de pena a la mujer que se practique un aborto. Tampoco será punible esta práctica en caso de un embarazo producto de un abuso sexual.

Es decir, la mujer que se someta a un aborto clandestino no será criminalizada pero seguirá sin poder asistir a una clínica para hacerlo de manera legal.

Desde 2007 a 2016, según cifras oficiales, 63 mujeres fueron imputadas por practicarse un aborto.

Más noticias