Mauricio Elena (47) es un trotamundos que no tiene fronteras. El ex volante central de Atlético San Martín (es el club del que es hincha) e Independiente Rivadavia hizo un recorrido por su extensa trayectoria, que cuenta como último logro la Concachampions que ganó con el Monterrey de México (integró el cuerpo técnico) en 2019.

Te puede interesar: Los chats que Villa presentó en la Justicia que podrían dar un giro en la causa

En la nota con Ovación desfilaron personajes como Pep Guardiola, Ever Banega, Rogelio Funes Mori, Guillermo Pereyra y el Polaco Arzeno.

Te puede interesar: Las fotos de la mujer de Douglas Costa te dejarán sin aliento

"¡Tener una encuentro con Guardiola fue un verdadero placer! Mi amigo y uno de los representantes más fuertes de Europa Pablo Barquero fue quién me acerco a él. Fue un gran aprendizaje de un regente del fútbol mundial", dijo el ex DT de inferiores de Atlético Madrid, Godoy Cruz y San Martín de San Juan y que ahora se largará a dirigir con su propio cuerpo técnico.

 Embed      

-¿Cómo sobrellevaste la pandemia y qué te pasó por la cabeza?

-Esta pandemia nos llevó a una reestructuración en cuanto a la forma de entrenar, por lo tanto han sido días de estudios para no dejar ningún detalle librado al azar. Será una vuelta complicada para el futbolista y para nosotros como gestores de grupo.

 Embed      

-¿Hay alguien que conozcas y la pasó mal con el coronavirus?

-Un delegado que tuve en mi paso por Atlético de Madrid contrajo la enfermedad, pero gracias a Dios pudo recuperarse.

-¿Qué planificás para el futuro y qué hiciste en esta etapa de aislamiento?

-Viajé a Europa en diciembre para terminar de conformar mi cuerpo técnico y esperar que llegue alguna oferta del fútbol argentino o del exterior. Todo está en manos de mi representante Uriel Perez y con él trazaremos la línea a seguir.

 Embed      

Mientras tanto di un par de charlas vía redes sociales y compartí inquietudes con compañeros de España y Bulgaria.

-¿Qué fue lo más lindo que viviste en Monterrey?

-Sin lugar a dudas haber conquistado la Concachampions fue la frutilla del postre. Es un título que el club necesitaba y por suerte se lo pudimos dar y entrar en la historia de un equipo que roza la excelencia.

-¿Qué podés decir de Rogelio Funes Mori y del resto de los argentinos del equipo?

-Poder tener en el equipo a Rogelio Funes Mori, Nico Sánchez, Vangioni, José Basanta, Juan Pablo Carrizo y Maxi Meza fue una de las experiencias como entrenador más enriquecedoras, sostienen una profesionalidad y una humildad aplastante, pero por sobre todas las cosas son personas con unos valores por este deporte casi envidiables.

Tuve una gran relación con todos y siempre supieron saber cual era la función de ellos y la nuestra.

-¿Cómo nació la amistad con Banega y Guillermo Pereyra?

-Ever (Banega) es como un hermano más chico, nos conocimos en el Atlético de Madrid, él jugaba en el equipo y yo era entrenador de juveniles. A partir de ahí creamos una relación de amistad que hasta el día de hoy persiste, su esposa Valeria y sus hijas son parte del cariño que les tengo.

Con Guille (Pereyra) tenemos una relación más corta en el tiempo, pero tengo una gran admiración hacia él por el manejo de vida que tiene. Como futbolista es reconocido, querido y respetado.

-¿Arzeno fue el DT con el que mejor te sentiste y trabajaste?

-Con el Polaco fuimos compañeros en el Atlético de Madrid y me pasó lo mismo que con Ever, nuestra forma de vivir nos llevó tener una amistad casi inquebrantable. Fue un ganador como jugador y es un crack como persona, sabe mucho de fútbol y trabajamos a la par.

-¿Unas líneas de lo que viviste en el Tomba?

Llegar a Godoy Cruz de la mano de Gaby Heinze y trabajar en conjunto fue un placer. Es un club con infraestructura europea con mucho margen de mejora y estará para grandes cosas.

El hecho de haber entrenado a jugadores que después debutaron en primera fue un gusto muy grande.

-¿Atlético Madrid fue el club más organizado y grande donde estuviste?

-Fue la universidad que me enseñó a entender lo que era ser entrenador y persona. Sin lugar a dudas fue la institución más grande junto a Monterrey a las cuales pertenecí y eso es un orgullo y un placer.

-¿Te imaginás en el futuro ayudarle desde algún lado a San Martín?

-Siempre junto a Gustavo Reggi intentamos ayudar desde algún lado, lo lastimoso es que nunca recibimos la misma aceptación.

-¿Fuiste mejor jugador que DT o es al revés?

-A pesar de haber de haber podido jugar en Europa durante ocho años, creo que me faltaron cosas que me hubiesen mejorado. Es por eso que espero y me preparo día a día para ser mejor entrenador.

-¿Cómo se metió desde chico tu vida en el fútbol?

-Siempre fui un apasionado de este deporte y no paraba de jugar, amo el fútbol y desde chico lo manifesté, ¡lo malo es que las consecuencias las pagaron mis padres, que rabiaron mucho!

-¿Qué viviste en la Lepra?

-Llegué de la mano del Flaco Suárez y me quedé en un club que le tengo muchísimo respecto, tiene una magnífica hinchada que hace que no te quieras ir más. Tuve la suerte de compartir equipo con Minotto, Rossi, Suárez, Naves y muchos más, unos grandes.

-¿Cómo la pasaste en el Pincha y España cuando jugabas?

-En Estudiantes tuve un paso muy corto en donde pronto me tuve que ir por la llegada de otros jugadores, mientras estuve lo disfruté al máximo, fue una pena no haber seguido más tiempo.

En España fue lo mejor de mi carrera, jugué Liga y Copa del Rey con equipos de primera división como Real Madrid y Deportivo La Coruña. La Segunda B era una categoría muy fuerte en ese momento y podíamos dar la sorpresa ante cualquier rival.

España fue el gran paso en mi carrera deportiva como jugador y que me consolidó como entrenador.

Su familia

 Embed      

La familia de Elena (nació el 2 de noviembre de 1972 en San Martín y es soltero) está integrada por su madre, Lidia (68) y sus hermanos, Darío (48), Eliana (46) y Analía (35). Está de novio con Agustina (40).

 Embed      

Su papá, Miguel Ángel murió hace dos años a los 76 años.

Temas relacionados: