Boca de Bermejo vivió una jornada de fútbol y pasión

El azul y oro le ganó 2 a 0 a Independiente El Peral de Tupungato y jugará por un lugar en la final. Las mejores postales de una tarde inolvidable.

Omar Alberto Romero

romero.omar@diariouno.net.ar

De la mano del Enano Fernando Murciano, Boca le ganó 2 a 0 a Independiente El Peral de Tupungato y se metió en semifinales. Bermejo está de fiesta. El global fue de 4 a 3, ya que en la ida habían ganado Independiente 3 a 2.

Un vestuario lleno de alegría, todos abrazando al héroe de la tarde el "viejo" Murciano, el referente de Boca de Bermejo, que a los 35 años sigue demostrando que sigue vigente y marcó los dos goles.

Fue un partido emocionante, vibrante pero en los últimos 15 minutos llegaron los dos goles que dieron vuelta la serie que habían ganado los Diablos Rojos de Tupungato por 3 a 2.

Las lágrimas de la entrenadora Silvana Villalobos, la arquitecta de este equipo que nunca se rinde y deja todo por esta camiseta, emocionaban a todos. Sus jugadores no podían ocultar su emoción y festejaban como un campeonato el pasaje a las semifinales.

El partido no fue fácil para el Xeneize frente a un rival que juega por amor a la camiseta. Ningún jugador cobra por jugar al fútbol, lo hacen con mucha pasión y fue un digno rival y le jugó de igual a igual de visitante.

Lo del primer tiempo fue muy bueno lo del equipo de Tupungato que tuvo algunas situaciones para abrir el marcador pero le faltó efectividad, para colmo a los 46 minutos se fue expulsado el volante Leandro Baigorria por agresión y el equipo se quedó con diez.

Boca era muchas ganas pero le faltaron ideas para abrir el marcador.

En los últimos 45 llegaron las emociones del partido. Cuando el reloj marcaba 31 minutos apareció Diego Tissera, el defensor metió un centro al área y apareció el Enano Murciano y se tiró de palomita y marcó el primer gol.

El equipo de Villalobos con el primer gol de Murciano se aseguraba los penales.

Independiente como podía con hombres se defendía y buscaba llegar a los penales.

Pero en el último minuto apareció Joselito Ortiz y metió el centro y otra vez estaba ahí Murciano para meter la cabeza y poner el 2 a 0.

La cancha era pura algarabía, el "Dale Boca, dale Boca", retumbaba en la calle Génova. Por los goles de Murciano Boca se metió en semifinales. Histórico.

En esta nota: