Diario Uno > Bicicletas

Nómadas bicibles: la historia de las dos mujeres que viajan por el país, por amor a las bicicletas

Están en Mendoza. Una es salteña y la otra colombiana. Salieron de Córdoba en plena pandemia y planean llegar a Ushuaia después de recorrer 4.000 kilómetros

bicicleta 3.jpg

Guadalupe Pérez Marchetta (30) es una veterinaria santeña. Melissa Steffany Quiroga Linares (30) es una socióloga de Bogotá, Colombia. Salieron de Córdoba y van a Ushuaia en bicicleta, dando talleres de armado y reparación de bicis y comparten algún tiempo con las comunidades de permacultura y pueblos originarios que van encontrando en su camino. Ahora están en Mendoza.

Guadalupe y Melissa se conocieron en septiembre de 2019 en Salta, en el Tercer Foro Argentino de la Bicicleta, un evento anual organizado por Argentina en Bici, "que es un evento de los ciudadanos que buscamos un urbanismo sostenible", cuenta Guadalupe.

Las dos mujeres entendieron que tenían intereses similares y que podían hacer un buen trabajo en equipo. Sustentabilidad, salud, contacto y respeto con las culturas originarias, fueron algunos de los ejes que las unieron para planear un recorrido por el país, intercambiando saberes y experiencias por el camino "y realizar acciones visibles", dice Melissa.

Guadalupe y Melissa le pusieron nombre a su proyecto: Nómadas bicibles. " Nuestra idea es reencontrarnos con el buen vivir de los pueblos originarios, visibilizar historias de mujeres y disidencias que estén haciendo acciones sostenibles por el planeta, rescatar los saberes locales de los territorios por donde transitamos e intercambiar semillas", definen.

bicicleta 4.jpg

Cuentan que se reunieron en febrero pasado en Asunción del Paraguay y, de allí, viajaron a Córdoba en micro, "en donde comenzamos a armar nuestras bicicletas en un taller popular de ciclomecánica, un espacio comunitario donde uno puede aprender y armar su propia bici", cuenta la salteña. Ese fue el kilómetro 0 del viaje. "Salimos en bici desde Río Ceballos, Córdoba y el objetivo es llegar a Ushuaia. Son aproximadamente unos 4.000 kilómetros", agrega.

En Córdoba, mientras armaban sus bicicletas, las sorprendió la pandemia. "En mayo se dictó la normativa que permitió circular en bicicleta y comenzamos el viaje", cuenta Melissa. En Río Ceballos realizaron un voluntariado en una cooperativa que se llama Reciclando Utopías. Después vino Potrero de Garay, donde estuvieron en granja y huerta familiar, realizando también voluntariado e intercambiando experiencias y semillas. "Nos detenemos en lugares donde se hagan acciones sostenibles y vamos rescatando los saberes locales", cuentan.

bicicleta 2.jpg

Después la hoja de ruta las llevó al Valle de Calamuchita, a Villa Quillinzo, Río de los Sauces, Alpa Corral... En Río Cuarto estuvieron varios días con una comunidad comechingona interiorizándose sobre medicina ancestral. Después pasaron a San Luis. Villa Mercedes, Juana Koslay, donde también intercambiaron conocimientos con la comunidad.

"Después llegamos a Mendoza. Paramos en una casa de ciclistas, en Santa Rosa, y ahora estamos en la ciudad, alojadas en la casa de Laura Cortés", que es artista, docente, fotógrafa y ciclista.

Acá han participado de un encuentro de permacultura urbana, han hecho actividades de reforestado y también han ayudado en la construcción de una estufa Rocket.

"Hemos avanzado 800 kilómetros en nuestras bicis, con todos los desafíos y cuidados que trae la pandemia. Ahora vamos a salir por la Ruta 40, un recorrido que nos hace muy felices, para seguir hacia el sur", dice Melissa.

Dicen que no tienen un recorrido definido con anterioridad. "Todo puede pasar", sostienen. Solo saben que van hacia adelante, hacia Ushuaia.

Para acompañarlas en el viaje:

https://www.facebook.com/nomadasbicibles/

https://www.instagram.com/invites/contact/?i=1139yx55b7wcb&utm_content=jjq29aw

bicicleta 5.jpg