Diario Uno Mundo Recetas
Hacía fiestas sexuales

Un dentista cambiaba drogas a cambio de sexo

Un odontólogo realizaba recetas de drogas y las cambiaba a cambio de sexo. El dentista está acusado de cambiar recetas a cambio de sexo con sus pacientes

Por UNO

(Editado por Pablo González) Un odontólogo realizaba recetas de drogas y las cambiaba a cambio de sexo. Barry Arnold, un dentista estadounidense, fue detenido por cambiar drogas con pacientes mujeres y éstas le realizaban sexo. En el periodo entre el 2016 y 2020, Barry Arnold entregó varias prescripciones falsas con mujeres con problemas de adicción.

Seguir leyendo

Un dentista yaqui fue detenido el último miércoles causando asombro y pánico en los vecinos de Long Island, en Nueva York. Barry Arnold está acusado de entregar recetas falsas a mujeres adictas a cambio de un favor sexual.

Barry Arnold entregó varias prescripciones falsas por oxicodona, Percocet y Xanax a cambio de favores a mujeres adictas en Long Island, Nueva York.

El profesional de 70 años les prescribió oxicodona, Percocet y Xanax a jóvenes desde octubre de 2016 a agosto de 2020 a chicas que cosumían. La persona que la recibía podía elegir en llevar a cabo el acto en el mismo consultorio o en la casa.

Te puede interesar: Se accidentó en el piedemonte y lo rescataron en helicóptero

Según afirman fuentes de la investigación, fueron al menos 28 las recetas falsas que recibieron seis de sus pacientes.

Barry aseguró ser inocente de los cargos de "distribución ilegal de una sustancia controlada" y tras pagar una fianza de unos 200.000 dólares, ahora está cumpliendo prisión domiciliaria por su edad y por la pandemia del coronavirus.

Otra de las determinaciones que tomó el juez es que a Arnold se le haga un seguimiento electrónico con la prohibición de acercarse a cualquier tipo de recetas.

Uno de los aspectos más aberrantes del comportamiento de este siniestro dentista es cómo las víctimas eran recibidas por Arnold después del horario de atención comercial y cómo eran obligadas a cumplir con sus imposiciones para obtener las drogas. El profesional organizaba "mini fiestas" sexuales con las mujeres en su consulta.

Además, hasta se tomaba el atrevimiento de acompañar a las farmacias a las chicas cuando compraban los medicamentos y les exigía que le entregara cierta cantidad de píldoras, con el fin de hacer un stock para futuras extorsiones.

Temas relacionados: