Mundo Martes, 26 de enero de 2016

Se armó en Francia: escuelas, taxis y controladores aéreos, en huelga

París colapsó. Hubo enfrentamientos con la policía. Las huelgas se repitieron a lo largo y ancho del país defendiendo las condiciones laborales.

La policía empleó gases lacrimógenos y los taxistas encendieron hogueras en una importante autopista el martes en medio de protestas y huelgas en todo el país por las condiciones laborales y la competencia de servicios no tradicionales como Uber.

Uno de cada cinco vuelos se cancelaron en los aeropuertos de París y otros vuelos afrontaron retrasos, en un paro de controladores aéreos y con protestas de taxistas que afectaban a las carreteras. Un taxista resultó herido en el aeropuerto de Orly cuando intentaba bloquear una entrada de autobuses, indicó la televisora I-Tele.

Algunos profesores y otros funcionarios públicos hicieron huelga también por una amplia variedad de temas, incluyendo salarios, reformas educativas y condiciones de trabajo. Se trata de un nuevo desafío para el gobierno socialista de François Hollande y sus intermitentes esfuerzos por modernizar la economía.

Cientos de taxis franceses, a los que se sumaron algunos belgas y españoles, bloquearon una importante intersección de acceso al oeste de parís, causando cortes de tráfico en las avenidas circundantes.

Docenas de taxistas intentaron marchar desde el cruce de porte Maillot hacia un puente de ocho carriles, pero la policía los rechazó con gases lacrimógenos. Algunos conductores encendieron hogueras antes del amanecer que los bomberos sofocaron por la mañana.

Los taxistas tradicionales protestan por lo que consideran competencia desleal de servicios rivales como Uber, que afrontan una serie de obstáculos legales en Francia. Otras protestas previas se han tornado violentas.

Conductores de Uber "agreden a los profesionales que pagan impuestos, que respetan las normas", afirmó Rachid Boujdema, de 37 años y presidente del sindicato de taxistas de Marsella, donde los conductores en huelga provocaron atascos en toda la ciudad y en el aeropuerto de Marignane. El representante sindical describió a los competidores como "vaqueros estadounidenses" que "quieren destruir nuestro sistema, el sistema que todos apreciamos".

Uber, por su parte, envió un mensaje a sus clientes franceses alertando de posibles episodios de violencia durante las protestas y afirmó que el objetivo de las marchas es "presionar al gobierno... para que limite la competencia". La empresa indicó que limitar los servicios de transporte basados en aplicaciones de celulares aumentaría los precios, dejaría a conductores sin empleo y llevaría a los consumidores de vuelta a la era "antes de las aplicaciones y los celulares".

Más noticias