Diario Uno Mundo Brasil
Truculento

Le cortó los brazos y las piernas a su bebé recién nacido

Una mujer asesinó a su bebé recién nacido, le cortó las piernas y los brazos. Los investigadores pensaron que la beba había sido asesinada por un animal salvaje

Por UNO

(Editado por Pablo González) Una mujer asesinó a su bebé recién nacido, le cortó las piernas y los brazos. El truculento crimen sucedió en estado brasilero de Itaboraí. Por lo salvaje del crimen, los investigadores pensaron en un principio que la pequeña niña había sido desmembrada por un animal salvaje pero luego descubrieron que había sido la madre.

asesina1.gif

La policía de Itaboraí había teorizado que un animal salvaje habría sido responsable del cruento ataque, pero pocos minutos después de llegar a escena descubrieron que la propia madre era la culpable.

El pasado martes, cerca de las 10 de la mañana, los vecinos de la ciudad brasilera de Itaboraí hallaron el cuerpo de una recién nacida en un terreno baldío. La beba no tenía ni brazos ni piernas. Cuando la policía llegó a la escena del crimen, descubrieron que la responsable de la muerte de la bebé prematura fue la misma madre, a quien sorprendieron a pocos metros del lugar todavía manchada de sangre.

Los agentes siguieron un rastro de sangre que partía del sitio eriazo. La sospecha inicial fue la teoría de un ataque animal producto de la omisión de los padres, que explicaría la falta de extremidades en el cuerpo de la recién nacida.

Siguiendo el macabro rastro, los agentes se toparon con la placenta y el cordón umbilical en los alrededores del lugar del siniestro, esparcidos por las calles de Itaboraí, centro metropolitano del estado de Río de Janeiro.

El rastro continuó por 500 metros hasta llegar a la casa de Maurilia de Carvalho Sousa, la madre de la criatura. Los agentes sorprendieron a la madre de Maurilia mientras intentaba lavar la sangre esparcida sobre la entrada de la casa, ubicada apenas a 500 metros del destino final de la recién nacida. Ingresando a la residencia los policías ubicaron con facilidad a Maurilia, cuyas piernas y pies aún estaban salpicadas de rojo.

La mujer de 41 años, quien habría dado a luz en su casa pocas horas antes, fue primero trasladada a un hospital de maternidad para recibir atención médica relevante para el posparto. Luego de recibir su alta, fue detenida formalmente. Como la autopsia realizada sobre la bebé reveló que había nacido viva, con apenas seis meses de gestación, Maurilia será juzgada por el delito de homicidio agravado y difamación de un cadáver.

La mujer habría decidido desmembrar a su hija para hacer más difícil su identificación. Los exámenes forenses realizados en el Instituto Médico Legal de Tribobó confirmaron que la propia madre fue la responsable de la muerte de la niña, quien falleció por “constricción del cuello”.

La policía brasilera detuvo a la madre asesina y quedó a disposición de la Justicia.

Temas relacionados: