Una mujer no quiso abortar a su bebé para recibir tratamiento contra el cáncer, ahora le quedan dos años de vida. Sin embargo, está contenta de haber cumplido el sueño de traer al mundo a su tercer hijo Louis, quien nació absolutamente sano. Así lo informó el sitio del Reino Unido, Daily Mail.

Sarah Milner tiene 30 años y dejó de lado su propia vida para salvar a su bebé. Fue luego de recibir la noticia de que tenía una forma agresiva de cáncer de cuello uterino, a las 21 semanas de embarazo.

Te puede interesar...

En ese momento los doctores le aconsejaron que interrumpiera su embarazo para comenzar un tratamiento de quimioterapia, pero Milner siguió adelante con el embarazo y tuvo a su bebé el 1 de abril de 2020.

Se negó a abortar a su bebé y le quedan dos años de vida.jpg

Sin embargo, hace pocos días la madre supo que le quedan dos años de vida. Ahora recibe quimioterapia para prolongar la su vida, pero el cáncer se ha extendido por todo su cuerpo. La mujer fue intervenida, tiempo después del parto, para extraer su útero, ovarios y algunos ganglios linfáticos, pero las expectativas de vida son muy malas.

La mujer contó a los medios que cuando estaba embarazada y recibió la noticia "no lo podía creer, estaba devastada". Luego explicó que aunque los médicos le aconsejaron un aborto, ella "no quería hacer eso, quería tener a mi bebé sin que importara nada".

Sarah atraviesa ahora la etapa 4 de tan tremenda enfermedad y está muy consciente de todo: "principalmente de que mis hijos -Lily de 9 años, Bobbie de 7 y el bebé Louis- van a crecer sin mamá"

Casamiento y futuro

James, pareja de Sarah, le propuso matrimonio poco después del tercer parto. Ella aceptó y lo concretaron rápido. Alguien les donó el vestido y hasta tuvieron un día de luna de miel.

Se negó a abortar le quedan dos años de vida.jpg

Sarah dijo que quiere dejar cosas especiales para sus hijos cuando ella no esté. Por eso les escribe tarjetas de cumpleaños y para otras ocasiones importantes como sus bodas.